Latinos tienen más probabilidades de morir en accidentes laborales

Los trabajadores latinos en Estados Unidos tienen más probabilidades de morir por una lesión laboral que los anglosajones y afroamericanos, de acuerdo con un informe del Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

Según el NCLR, durante 2007 un total de cinco mil 657 personas murieron en sus centros de trabajo, de los cuales 937 eran latinos, en su mayoría inmigrantes.

El índice de mortalidad laboral de los latinos ha sido el más alto del país en 15 años, se indicó en el reporte, cuyas conclusiones fueron analizadas este martes aquí en una teleconferencia en la que participaron activistas de los derechos laborales.

Agregó, además, que dos de cada cinco trabajadores latinos no ganan lo suficiente para mantener a sus familias fuera de la pobreza, a lo cual se suma la falta de seguro médico y beneficios de jubilación.

Los bajos salarios, falta de beneficios y peligrosas condiciones laborales de los trabajadores latinos “es un ejemplo vergonzoso” del retroceso de las protecciones laborales”, dijo la presidenta del NCRL, Janet Murguía.

En 2007, el 52.3 por ciento de los latinos empleados tenía seguro de salud a través de su empleador, en comparación con 72.6 por ciento de los anglosajones y el 67.1 por ciento de los afroamericanos, de acuerdo con el reporte.

Señaló que los empleadores permiten que continúen las condiciones peligrosas en el lugar de trabajo, incluso después de la muerte o lesión de un trabajador. Además, tienen muy pocas probabilidades de recibir sanciones de parte de las autoridades.

“No podemos reconstruir ni sostener una firme economía en las espaldas de los trabajadores más vulnerables de Estados Unidos”, dijo la directora del Proyecto Nacional de Empleo (NELP), Christine Owens.

Por su parte, el director de Políticas Públicas de la organización Interfaith Worker Justice, Ted Smukler, consideró “no sólo indignante sino ilegal” el hecho que algunos empleadores se nieguen a pagar a sus trabajadores.

Millones de empleados son excluidos de las protecciones básicas simplemente por el tipo de trabajo que desempeñan, como por ejemplo los trabajadores agrícolas y domésticos, que representan 45.1 y 37.5 por ciento, respectivamente, se indicó el informe.

El NCLR recomendó reafirmar la función del gobierno federal como protector del centro de trabajo, apoyar a las grupos comunitarios para organizar a los trabajadores que no están sindicalizados y corregir las desigualdades de las leyes de salarios y horas de trabajo.

Asimismo, pidió mantener los derechos de todos los trabajadores a través de una reforma migratoria integral que beneficiaría a unas 12 millones de personas.

“La reforma migratoria integral requiere de un plan para que la política de inmigración sea más receptiva a las necesidades del mercado laboral, desbloquee los retrasos en el proceso de naturalización e incorpore mayor protección en el lugar de trabajo”, se enfatizó en el informe.

Bruce Goldstein, director de Farmworkers Justice, señaló que “la gente que cosecha la comida para nuestra cena merece un mejor trato en el trabajo”.

Pablo Alvarado, director de la Red Nacional Organizadora de Jornaleros (NDLON), sostuvo que “el reporte del NCLR muestra la necesidad de una reforma migratoria integral que incluya mayor protección para todos los trabajadores”.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login