Afirma Zelaya que su retorno a Honduras “no es negociable”

El depuesto presidente hondureño Manuel Zelaya aseguró que su retorno a Honduras “no es negociable” y aseveró que regresará a su país “por las buenas o por las buenas”.

“El pueblo hondureño sigue luchando y mi retorno a Honduras no es negociable”, enfatizó Zelaya al término de un encuentro con la secretaria estadounidense de Estado, Hillary Clinton.

El depuesto gobernante elogió además la decisión de suspender la asistencia al gobierno de facto en Honduras, una medida que fue anunciada este jueves por el Departamento de Estado.

“Yo voy a regresar a Honduras por las buenas o por las buenas”, indicó Zelaya, quien destacó que “hay un recrudecimiento de las medidas de Estados Unidos” contra el gobierno golpista, encabezado por Roberto Michelleti.

Citó como ejemplo la suspensión de servicios consulares, la cancelación de visas para personas allegadas al gobierno de facto y las nuevas medidas medidas de Washington para cancelar ayuda al país centroamericano.

Reiteró, por otro lado, su confianza en que la comunidad internacional no reconozca las elecciones convocadas por el régimen golpista para noviembre próximo.

Zelaya, quien fue depuesto de la Presidencia hondureña el 28 de junio pasado, calificó esos comicios como “fraudulentos” y “viciados” por la falta de libertades y por la represión del pueblo hondureño.

Señaló que las elecciones están profundizando la crisis y que no son reconocidas por nadie.

Afirmó asimismo que estaba dispuesto a firmar el Acuerdo de San José, que impulsa el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, “con el fin de garantizar la estabilidad” en Honduras.

Ese acuerdo de 12 puntos, presentado en julio pasado por Arias en su calidad de mediador de la crisis hondureña, establece la restitución de Zelaya en la Presidencia hondureña y una amnistía para los golpistas.

Cancela EU “paquete de asistencia” a gobierno de Honduras

El Departamento estadounidense de Estado anunció este jueves la cancelación de “un paquete de asistencia” al gobierno de facto de Honduras y advirtió que no apoyará los comicios de noviembre próximo en el país centroamericano.

En un comunicado, la dependencia señaló que la secretaria de Estado, Hillary Clinton, tomó esa decisión al reconocer la necesidad de reforzar las medidas ante la resistencia del gobierno de facto de aceptar el Acuerdo de San José para restaurar el orden democrático en Honduras.

Ese acuerdo, propuesto por el presidente costarricense Oscar Arias, en su calidad de mediador, establecen entre otros puntos la restitución del derrocado presidente constitucional hondureño, Manuel Zelaya, y una amnistía política.

El Departamento de Estado aseveró que el gobierno de Estados Unidos no apoya las elecciones previstas para noviembre próximo en Honduras y urgió a todos los participantes de las pláticas de San José a “moverse expeditamente hacia un acuerdo”. “En este momento no podríamos apoyar el resultado de las elecciones calendarizadas”, añadió la dependencia y advirtió que los comicios se deben llevar a cabo de manera “libre, justa y transparente”.

En el comunicado, las autoridades estadounidenses se abstienen de declarar oficialmente como “golpe militar” al arresto y expulsión de Zelaya -por parte de efectivos castrenses hondureños-.

Señaló que ya se ha identificado a las personas que apoyan al gobierno de Roberto Micheletti, por lo que sus visas están en proceso de ser revocadas.

Aunque no se especificó el monto de la suspensión de la ayuda al país centroamericano, la medida su suma a la suspensión de 35 millones de dólares en asistencia que se anunció tras el derrocamiento de Zelaya, el 28 de junio pasado. Sin embargo reportes de prensa han indicado que el monto de la ayuda retirada sería de 215 millones de dólares, que formaría parte de un programa contra la pobreza administrado por Milleniun Challenge Corp.

Se puntualizó que la asistencia se restauraría al reestablecerse el orden democrático y constitucional en Honduras.

You must be logged in to post a comment Login