Dialogan israelíes y palestinos por primera vez en medio año

Por José Parra.

Jerusalén.- Optimismo pero mucho realismo caracterizaron la primera reunión en casi seis meses entre dirigentes israelíes y palestinos.

El viceprimer ministro israelí, Silván Shalom -quien ocupa también la cartera de Desarrollo Regional-, y el ministro palestino de Economía, Bassem Huri, acordaron el miércoles en Jerusalén iniciar un contacto más habitual para consolidar la llamada “Paz Económica”.

Se trata de un programa que intenta promover el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu desde que accedió al poder en abril. Desde entonces, el presidente palestino, Mahmud Abbas, se niega a reunirse con el líder israelí, a quien exige como condición que congele completamente la construcción en las colonias judías en Cisjordania. El boicot de Abbas al gobierno de Netanyahu ha sido consistente y también sin precedentes. Shalom lo consideró “perjudicial en primer lugar para los propios palestinos que podrían beneficiarse”.

Un boicot roto esta mañana en el histórico Hotel King David de Jerusalén. “Nuestro encuentro es positivo y da esperanza a la paz económica”, comentó el representante israelí tras una “productiva reunión”. Ambos dirigentes acordaron encontrarse cada cuatro o seis semanas. Shalom y Huri dialogaron sobre diferentes proyectos de cooperación social y económica en Cisjordania, territorio que gobiernan Abbas y su primer ministro Salam Fayad.

Los líderes palestinos exhiben cautela ya que, por un lado, reconocen que la economía en Cisjordania ha crecido 7.0 por ciento en el último año y el desempleo se está reduciendo pero, por otro, temen que las medidas económicas de Netanyahu hagan olvidar las demandas políticas de la Autoridad Nacional Palestina (ANP). El propio Huri considera que más encuentros con otros ministros israelíes “dependen de las circunstancias políticas”; en otras palabras, de Abbas, su relación con el gobierno de Netanyahu y el avance en las negociaciones para un estatuto definitivo.

“La paz económica es bienvenida pero sin una paz política y el fin de la ocupación no tendrá ningún éxito. Nosotros queremos que haya trabajo y seguridad en la calle palestina pero sobre todo queremos ser libres y en nuestro propio Estado”, dijo a Notimex un asesor de Fayad. La reunión de Shalom y Huri podría ser el aperitivo para el plato principal: el primer encuentro entre Netanyahu y Abbas, previsto para el 23 de septiembre durante la Asamblea General de Naciones Unidas.

Para ello, el anfitrión y padrino del aún estancado proceso de paz, el presidente estadounidense Barack Obama, debe superar un obstáculo: convencer a Netanyahu de que anuncie el compromiso de congelar la construcción en las colonias. De lo contrario, Abbas no se presentará a la cita. Tras el optimismos de las últimas semanas, fuentes de Naciones Unidas han revelado a varios medios que “no hay muchas opciones de que se concrete la cumbre Netanyahu-Obama-Abbas”. A falta de un relanzamiento del proceso negociador, israelíes y palestinos dialogan de momento sólo en clave económica.

Mejorar la circulación de los palestinos en Cisjordania, reducir la presencia de puestos de control israelíes, promover el comercio bilateral y contemplar proyectos industriales conjuntos son algunas de las conclusiones alcanzadas en esta importante reunión.

Una buena medicina para mejorar al enfermo proceso de paz, que no se recuperará mientras no se discutan los temas torales como el estatuto final de Jerusalén, las fronteras definitivas, los mecanismos de seguridad y los refugiados palestinos.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login