Formas de hacer una limpieza rápida ante una visita inminente

Una visita inminente es el encendedor de la chispa de motivación para limpiar la casa. Sin embargo, no siempre contamos con tiempo suficiente para realizar a cabalidad esa tarea. A continuación, algunos consejos para desaparecer rápidamente el desorden imperante.

* Crear una lista de tareas y priorizar: Las habitaciones más visibles durante la permanencia de la visita son las que deben limpiarse primeramente y con tesón. Entre éstas: el pasillo de entrada, la sala de estar, la cocina y el baño de invitados.

* Control del desorden: Recorra cada una de esas habitaciones con un cesto o bolsa grande y saque de los mismos objetos ajenos a las mismas, como aquellos que pertenezcan a otros sitios. Una vez que haya “liberado” esas habitaciones de esa carga, tendrá una mejor idea de las secciones que necesitan una limpieza a fondo. Por ejemplo, aunque probablemente no tenga que pasar la aspiradora, sí necesitará desempolvar las superficies visibles.

* Ojos que no ven.: Hay enormes posibilidades de que sus invitados no van a abrir los armarios ni a mirar bajo las camas. Por tanto, si le falta tiempo, acumule objetos en esos sitios hasta que pueda hallarles una ubicación permanente. Saque con anticipación todo aquello que necesite para agasajar a sus invitados, como platos para servir o tazas de café. Así no tendrá que abrir estantes ni armarios y exponer un desorden potencial ante los ojos de los invitados.

* Cree un juego de limpieza: Use un cesto pequeño o gavetero portátil guardar paños para sacudir polvo, limpiador de cristal, un cepillo dental viejo para los sitios de difícil acceso, toallas de papel y otros artículos de uso frecuente. Lleve el cesto o el gavetero portátil de habitación en habitación mientras limpia, y ahorrará ese tiempo precioso que invertiría en buscar los implementos en varios sitios.

* Pase la aspiradora con moderación: Pasar la aspiradora puede ser una tarea intense en material de trabajo y tiempo. Limítese a hacerlo en áreas de tráfico constante. No es necesario mover muebles y limpiar bajo los mismos en este momento. Pase la aspiradora por el piso de la cocina, para ahorrar tiempo recogiendo posibles migas de pan o restos de alimentos. Si el suelo de su cocina “oculta” bien la suciedad, podrá pasar la aspiradora a conciencia para no tener que usar el trapeador.

* Concentre su energía en el baño de invitados: El baño de invitados o el tocador del primer piso son sitios que frecuentan las visitas. Dedique buena parte de su tiempo a garantizar que brille. A nadie le gusta hacer uso de un baño sucio. Asegúrese de que haya papel toalla nuevo, y que el dispensador de jabón esté lleno. Coloque unas toallas limpias en el toallero. Limpie a fondo el espejo, lavamanos e inodoro. Y no se olvide de levantar la tapa del inodoro para limpiar cualquier mancha oculta. Después, vacíe el cesto y rocíe ambientador.

* Concéntrese en la cocina: El lavaplatos puede ser un buen sitio para ocultar la vajilla acumulada hasta que pueda limpiarla. Además, despeje el mostrador y vacíe el cesto de la basura de la cocina para que todo esté limpio y organizado. Tal vez quiera colocar un nuevo mantel si el viejo está manchado o lleno de migajas.

* Revisión final: Después que haya limpiado y se haya relajado, dé un recorrido por las habitaciones para ver si se le ha olvidado algo. Recuerde que usted tendrá más propensión a ver cosas que están fuera de lugar. Pero los invitados no tendrán la capacidad de notar esos detalles minúsculos.

* Aire limpio: Salga de la casa y regrese para detectar cualquier olor desagradable. En caso de detectarlo, un atomizador refrescante de telas o un ambientador ligero se encargarán de hacerlo desaparecer. Mantenga encendida una vela de perfume sutil para dar ambiente y mantener un olor agradable.

You must be logged in to post a comment Login