Herzog en Venecia compite con filme sobre corrupción y droga en EEUU

VENECIA, Italia (AFP) – El célebre cineasta alemán Werner Herzog regresa tras años de ausencia a Venecia para competir este viernes con un filme a la vez policíaco y surrealista de corrupción y droga en el sur de Estados Unidos.

Protagonizado por Nicolas Cage y la bella Eva Mendes, cuya presencia en el Lido ha enloquecido a los fotógrafos, el filme es la historia de un teniente malo de la policía de Nueva Orleans, como indica el mismo título “Bad Lieutenant: Port Of Call New Orleans”.

A los 65 años y tras una carrera exitosa que incluye cintas como “Aguirre la ira de Dios” (1972) y “Nosferatu” (1978), el maestro de la cinematografía alemana concursa por el León de Oro con su primer filme de detectives, salpicado de delitos y crímenes horrendos.

Ambientado pocos meses después del devastador huracán Katrina, el detective del departamento de Homicidios Terrence McDonagh (Nicolas Cage), condecorado por salvar a una víctima, lo que le dejó daños y dolores permanentes en la columna vertebral, inicia un recorrido incontrolable de dependencia de la droga, el juego, el sexo y el abuso de poder.

“La ciudad de Nueva Orleans después del huracán me parecía la ciudad justa para ambientar un filme de suspenso”, comentó Herzog, quien mezcla imágenes oníricas, iguanas y serpientes, filmadas por él personalmente, para describir el mundo desesperado de un policía drogadicto, sellando la cinta con su genial estilo surrealista.

Al margen de la competición oficial, estalló este viernes una polémica por la acusación de racismo a los italianos en el filme del rumano Bobby Paunescu, “Francesca”, presentado en la sección Horizontes.

La historia de una joven rumana que sueña con abrir en Italia una escuela para hijos de emigrantes de su país, denuncia en realidad los prejuicios, abusos y atropellos que padecen los indocumentados del este de Europa en la península.

El filme irritó sobre todo a la nieta del dictador Benito Mussolini, Alessandra, parlamentaria de derecha, quien pidió su secuestro por los insultos dirigidos contra ella.

Los llamados filmes de denuncia política, entre ellos el documental “Videocracy” contra el poder televisivo del primer ministro italiano Silvio Berlusconi del ítalo-sueco Erik Gandini, han suscitado fuerte interés del público, por lo que han sido programadas nuevas proyecciones.

Tres días después de inaugurado el festival, que suele conceder tradicionalmente amplio espacio al cine asiático, fue presentada la primera cinta china en concurso, realizada por el taiwanés Yonfan De y producida por Taiwán, China y Hong Kong.

El cineasta, nació en China, creció en Taiwán y se formó en Estados Unidos, narra en “Prince of tears” (Príncipe de las lágrimas) los años del “terror blanco” en la década del 50, cuando el gobierno nacionalista de Chiang Kai Chek, rival histórico de Mao Tse Tung, perseguía a los comunistas y sus simpatizantes.

La historia, que reconstruye minuciosamente la vida de un oficial de la fuerza aérea que termina ajusticiado por comunista, es ilustrada a través de una fotografía sugestiva y una música rimbombante de corte occidental para narrar un drama histórico que dejó al menos 3.000 desaparecidos.

You must be logged in to post a comment Login