Salud pública: “Y a mi, ¿qué?”

Por Mumía Abú-Jamal

Mientras la Casa Blanca y el Congreso discuten sobre salud pública, tenga cuidado, porque negocios con los meros meros ya se han hecho –y el pueblo se va a quedar — otra vez — con las manos vacías.
 
Esto por que en las horas iniciales de este drama, el tema central –pagador único–, fué hecho público, con la intención de atraer la ayuda de las grandes compañías de seguro. Un pago por delantado, si se quiere, para demostrarles que ni sus ganancias ni su futuro crecimiento van a ser perjudicados.
 
En verdad, este es un cambio en el que ellos pueden creer, porque significa más clientes, más dinero llenando sus cajas registradoras, y el congreso va a protejer legalmente a las compañías cuando paguen menos (a los enfermos.)
 
Pagador-único significa que todos los doctores y hospitales serían pagados por sus servicios por una sola agencia del gobierno — lo que significaría el fin de las grandes ganancias acumuladas cada año por los cientos de compañías de seguro — que hoy cuestan por lo menos $350 billones de dólares anuales.
 
Ahora bién, esa cantidad de dinero podría pagar por la gran mayoría de las necesidades de salud de la nación, en vez de ser gananacias de negocios privados y dividendos adicionales para los ejecutivos de las compañías.
 
Hecho ese negocio con los meros meros, el dinero desapareció — y también se esfumaron las esperanzas de millones que esperaban se arregle el triste y decrépito sistema de salud pública norteamericano.
 
¿Cree Usted en verdad que las compañías de seguro dieron millones de dólares a Obama y a selectos miembros del Congreso por sus lindas caras?
 
Ellos van a dar plata a Demócratas, Republicanos — ¡Diablos! A Comunistas –, si creen que ellos les van a asegurar más ganancias.
 
Y todo hace parecer que lo han conseguido.
 
Hay un viejo dicho norteamericano: “Tú recibes aquello por lo que pagas.”
 
Compraron a sus políticos — ¡ahora están a punto de cobrar sus ganancias!
 
Los medios de comunicación han informado ampliamente sobre la reciente muerte del Senador Ted Kennedy, Demócrata por Massachusetts, quien fué por muchos años el paladín que luchó por salud pública universal. Aún cuando su cáncer cerebral indudablemente cortó sus días, también es probable que ese brillante político, al ver los negocios sucios que se estaban haciendo para traicionar al pueblo en los asuntos de salud, murió de profunda pena.
 
O — y ¿qué de esos mítines populares de la comunidad? Son sólo mucho ruido por nada, o como Shakespeare escribió una vez, son “el sonido y la furia, que significan nada.”
 
La mayoría ni siquiera votaron por Obama, y lo llaman “socialista” por usar “el gobierno para interferir con Medicare*”. Duro de masticar como  caramelo de nueces. Muchos aún creen que nació en Kenya, ¡al este de Africa!
 
Y sí.  Se aprobará una ley. Y Obama la va a firmar.  Pero va a representar menos, no más ni mejores servicios de salud. Esa ley implicará pagos más altos (en verdad pagos previos y descontables), menos servcios médicos, y más ganancias para los que contribuyeron a su campaña presidencial. Habrán celebraciones y los agentes de prensa de la televisión aplaudirán como si estuvieran en “American Idol” — pero, simple y llanamente, será una traición.
 
A menos que — a menos que — el pueblo se levante, haga un verdadero infierno — demande un sólo pagador — y servicios médicos universales, para todos — antes que perdamos la última brillante oportunidad.
 
 
*Medicare. Programa de cuidado médico del gobierno norteamericano para los adultos, especialmente para los ancianos desvalidos.

You must be logged in to post a comment Login