Preparan marcha en Chicago para exigir reforma migratoria

Chicago.- Una gran manta con la leyenda “Moratoria o no hay reelección” ondeará durante la marcha de la comunidad inmigrante prevista para el próximo 7 de septiembre, cuando se conmemora en Estados Unidos el “Día del Trabajo”.

“Queremos que desde los helicópteros lean la advertencia de nuestra comunidad”, dijo el sacerdote José Landaverde, principal organizador del evento.

Agregó que el señalamiento va dirigido al presidente Barack Obama y a todos los políticos “que han prometido o se han desentendido del reclamo de parar la división de familias y trabajar por una reforma migratoria”.

La protesta, que seguirá la ruta de las megamarchas de mayo de los tres últimos años, llevará también 20 ataudes para simbolizar los muertos en la frontera y el dolor de las familias separadas por las redadas y deportaciones.

De igual forma se hará para destacar la muerte de trabajadores en condiciones laborales injustas y sin acceso a atención médica, dijo.

Además, las familias marcharán encadenadas, representando el trato de criminalidad que el servicio de inmigración sigue dándoles, y corearán consignas por la moratoria a las redadas y deportaciones, así como de reclamo por la legalización.

El sacerdote anglicano de la iglesia Misión Nuestra Señora de Guadalupe, del vecindario mexicano La Villita, estimó que habrá al menos 20 mil participantes en la marcha, quienes podrán vestir como deseen, llevar banderas o portar carteles alusivos a la protesta.

“Esta es una marcha de la comunidad, organizada por la gente que sufre en carne propia las injusticias, no es de líderes, ni está preparada para el lucimiento personal de políticos”, advirtió Landaverde.

Tampoco está aún previsto el programa de oradores, ni se han hecho invitaciones especiales.

“A quienes han manifestado su respaldo les hemos dicho que irán como cualquier otro dentro de la línea marchando, no habrá situación de privilegio, ni micrófonos para el lucimiento personal de los políticos o líderes”, agregó.

Este jueves, varios religiosos expresaron en conferencia de prensa su apoyo a la marcha que organiza Landaverde, y entregaron una declaración donde destacan el valor de esta forma pacífica de presión por una reforma migratoria.

El arzobispo de la Iglesia Episcopal, Victor Canterbury, dijo que “hay que continuar presionando” porque “no podemos esperar a que el presidente Obama se decida a actuar” cuando vemos la división de familias y prácticas inhumanas heredadas del gobierno de George Bush”.

NOTIMEX/

You must be logged in to post a comment Login