Jefe histórico de Sendero Luminoso publica memorias desde prisión

LIMA (AFP) – Un libro autobiográfico titulado ‘De puño y Letra’ escrito en prisión por el jefe histórico de la guerrilla maoísta Sendero Luminoso, Abimael Guzmán, rompió un silencio de 17 años del responsable de la guerra interna peruana que dejó 70.000 muertos.

El texto de 408 páginas, que será presentado la noche del viernes por sus abogados, Guzmán describe pasajes de su vida y del juicio que lo condenó a perpetuidad en 2006, en un trabajo de su compañera sentimental Elena Yparraguirre, también presa, que compiló los escritos de Guzmán.

Es la primera vez que se publican escritos de Guzmán, recluido y aislado en una prisión militar desde 1992. El lanzamiento al mercado del libro coincide con el 17 aniversario de su captura, el 12 de septiembre de 1992.

Además del valor político del libro, la importancia radica en que muestra el lado humano del líder de Sendero Luminoso -cuyos métodos de terror eran comparados con el Jemer Rojo de Camboya-, con la difusión de cartas de amor a su compañera Elena Yparraguirre, también presa y a quien no ve desde 2006.

El líder senderista, de 75 años, se califica de “preso político y prisionero de guerra” y parece resignado a morir en prisión dejando trunco su deseo de trasladar a la cordillera de los Andes “la larga marcha” de Mao.

“Poco trajín nos resta, es nuestra voluntad invertirlo en la lucha por la libertad de quienes coadyuvaron al denodado esfuerzo por el trascendente intento de transformación social en beneficio del pueblo”, señala Guzmán.

La resignación se reitera cuando afirma “como comunista, marxista leninista maoísta, como soldado del proletariado: dispuestos a prisión, destierro y muerte por meta, guiado por servir al pueblo de todo corazón siempre”.

Guzmán relata que en su niñez le gustó y jugó el fútbol. Al describir su niñez Guzmán dice haber querido ser militar y evoca periódicos de la caída de la Alemania nazi en la segunda guerra mundial con imágenes del “gran camarada Stalin al lado de Roosevelt y Churchill”.

Guzmán subraya “que fue la revolución china y Mao los que provocaron el despertar de mi conciencia social” en 1949, a los 15 años, que acabaría llevándolo a sumarse al partido comunista peruano.

La parte autobiográfica del texto (‘Los comienzos’) se detiene en 1961, a los 27 años, casi dos décadas antes de que en 1980 Guzmán llevara a Sendero Luminoso a emprender una guerra para tomar el poder en Perú. Sobre ello no hay nada hasta el año 2005, en que se inicia el juicio civil en su contra.

Sobre el juicio describe la estrategia política-jurídica elaborada por el propio Guzmán para que fuera cumplida por sus defensores durante el año que duró el juicio.

La falta de autocrítica llama la atención, aunque su abogado, Alfredo Crespo, dijo a la AFP que Guzmán ya había hecho una años atrás al admitir “errores, excesos y limitaciones de la guerra popular”.

Entre los errores que Guzmán admitió destaca la masacre del poblado de Lucanamarca, donde murieron 69 campesinos en 1983 a manos de Sendero Luminoso en represalia por cooperar con las autoridades. Y como excesos, figura un coche bomba en un barrio residencial de Lima que dejó más de 20 civiles muertos.

La presentación del libro ocurre 24 horas después que la policía mostrara a la prensa peruana un 1minimuseo policial con objetos personales de Guzmán a los que considera como trofeos de guerra.

El local, de acceso restringido, reúne en dos ambientes libros, fotografías, recortes periodísticos, anteojos, propaganda senderista donde resalta el culto a la personalidad que le daban sus seguidores.

You must be logged in to post a comment Login