Crítico tema de áreas restringidas en acuerdo EU-Colombia: Cambio

Bogotá.- Las “áreas restringidas” que exige Estados Unidos a Colombia en el acuerdo que facilita el uso de bases militares colombianas por tropas estadounidenses, es uno de los asuntos más críticos del convenio, reveló la revista Cambio.

Según publicó el semanario en su edición de este jueves, uno de los puntos críticos que está pendiente en el acuerdo militar es “la habilitación de las áreas de acceso exclusivo a los militares estadounidenses en las cinco bases escogidas”.

“Los representantes del Pentágono propusieron que se incluyera el siguiente artículo: “Las áreas construidas por Estados Unidos serán para su uso exclusivo hasta el retorno pleno de las bases a Colombia dentro de diez años”, aseveró Cambio.

Los colombianos, por su parte, “pidieron abolir el artículo y dejar el tema para lo que llamaron un acuerdo de aplicación, que sería administrado por agentes ejecutivos de los dos países”.

De esta forma, “regularía decisiones clave como el número de militares estadounidenses con acceso a las bases, las condiciones específicas de uso de las dependencias y el manejo de información clasificada”.

Los gobiernos de Washington y Bogotá ajustan detalles del acuerdo de Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad, que complementan los pactos firmados entre las partes en 1952, 1962 y 1974, así como el llamado Plan Colombia, que se ejecuta desde 1999.

Con este acuerdo Estados Unidos busca resolver el desmantelamiento de su base militar de Manta, en Ecuador, desde donde ejercía un control geoestratégico del sur hasta el norte del continente, por toda la franja del Océano Pacífico.

El acuerdo le facilitaría el tránsito de su personal militar por las bases militares de Malambo, en el norte, Palanquero (centro) y Apiay en el sur-oriente de Colombia.

La revista Cambio sostuvo que cuando se desató la polémica en Colombia por el convenio militar de espalda al Congreso y a la opinión pública, las partes acordaron una nueva reunión para fijar las reglas de juego y los alcances del acuerdo.

“Pero si la intención de los negociadores es apagar el fuego, tal como están las cosas no será un propósito fácil de lograr”, advirtió el semanario.

La revista indicó que “en Colombia el debate está que arde por temas tan sensibles como el de la soberanía y la inmunidad para el personal estadounidense que opere en las bases”.

A juicio de Cambio son pocos los que “creen que los militares estadounidenses tendrán tantos controles como se dice en el papel y que las autoridades los mantendrán en cintura. Creen, más bien, que se moverán como ‘Pedro por su casa’. Nada nuevo bajo el sol”.

El acuerdo tiene seis capítulos y 25 artículos, que de alguna manera refleja “la intensidad del debate sobre aspectos tan sensibles como la inmunidad para los militares y contratistas norteamericanos”.

Pero además tiene otro problema y es la diferencia que existe en la interpretación de los términos y conceptos que están plasmados en el documento.

Cambió indicó que para dejar en claro que el acuerdo no entraña los peligros de soberanía, que algunos advierten, los negociadores incluyeron una cláusula aclaratoria:

“Las partes cumplirán las obligaciones que les conciernen de manera coherente con los principios de la igualdad soberana, integridad territorial y de no intervención en asuntos de otros Estados”, citó.

“El propósito es profundizar la cooperación en áreas como la interoperabilidad, la capacitación y el intercambio en inteligencia y la realización de ejercicios combinados para enfrentar amenazas comunes a la paz, la estabilidad, la libertad y la democracia”, agregó.


Presencia militar de EU frena paz y justicia: ELN

Bogotá.- El rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) de Colombia advirtió que la operación de militares estadounidenses desde bases colombianas frena la posibilidad de paz y justicia social en la región.

En una carta dirigida al pueblo estadounidense, el líder del grupo insurgente, Nicol

You must be logged in to post a comment Login