Mauricio Funes: ¿O la continuación de ARENA?

Por Manuel Molina.

Así está percibiendo la realidad del país la gente, eso ocurre en la calle y en las conversaciones que se hacen en la intimidad. La gente está viendo, la que debería ser una nueva situación, como más de lo mismo.

Ya se dice en los más diversos lugares. Este no es el Mauricio que yo conocí y por el que yo voté, el Mauricio periodista, crítico, audaz, valiente, que se enfrentó al poder, el que ponía en aprietos a los funcionarios de gobierno cuando llegaban a su programa, no sabemos qué se hizo. O el Mauricio que interrogaba a los intelectuales de uno y otro lado con las preguntas más atrevidas: No es lo mismo verla venir que platicar con ella, dijo monseñor Gregorio Rosa Chávez en una de sus tantas entrevistas que Mauricio le hizo al insigne prelado católico.

Estoy de acuerdo con la opinión de muchos y de muchas de que es prematuro sacar conclusiones ya, hoy en los albores del nuevo gobierno, se puede incurrir en la injusticia de calificar mal a una gestión que apenas está iniciando.

Pero hay muchas más razones para pensar así, la derecha tan negrera, tan feroz, brutal y primitiva muchas veces en el enfrentamiento con Mauricio en la campaña ahora se muestra tan comprensiva, muy de acuerdo, llena de esperanzas con el nuevo gobierno “dizque” de izquierda, hasta le defienden, dan la sensación de que son unas mansas palomas.

Todas las cosas y fenómenos son movidos por causas o en una relación de causa y efecto, de acción – reacción, etc. Y es que lo que está ocurriendo no es normal, quienes deberían estar contentos y muy llenos de esperanzas son los votantes que se pronunciaron por el cambio y el cambio aun no se percibe.

Insisto, es muy temprano para sacar conclusiones y expongo un argumento más: la situación es difícil, la crisis no es fácil de manejar y convertir el manejo de una crisis, con sus dos torrentes: externo e interno, en una situación de bienestar generalizado con la velocidad de un clic; es algo verdaderamente difícil.

Pero alguien pudiera preguntar: ¿Por qué tanta desconfianza, por qué querés ir con tanta prisa? La duda está planteada porque los poderes reales de este país en múltiples ocasiones una situación que les es adversa la convierten en oportunidad para sus proyecto de dominación.

La prisa tiene que ver con el hecho de que aquí hay miles de compatriotas que viven en la calle de la amargura llamada pobreza, miseria, hambre, desempleo, migración, etc. etc. y los cambios para ellos eran para ayer o mejor dicho, para antier. Y no es posible que la oligarquía se siga riendo y viéndonos la cara y que haya gente en la que se deposita la confianza se preste para hacer ese juego de mal gusto. Verdaderamente malévolo.

¿Dónde están ese espíritu cristiano, ese amor al prójimo y el gobernar a favor de los que no tienen voz?

Porque un Mauricio asustado, sorprendido y domesticado es lo que más conviene a la derecha. Porque le dejaron tomar posesión sabe que debe portarse bien, porque si no hace las cosas así como doña oligarquía manda le puede ir peor que en la campaña. No es casual que en la región la derecha salvadoreña sea la más contenta con lo que está ocurriendo en Honduras y esté metida en esa conspiración en forma directa, porque es una advertencia más que para Mauricio presidente, para el partido de gobierno y quienes aspiran, anhelan y necesitan los cambios ya y que los cambios no signifiquen migajas.

Que el nuevo presidente, juegue a las indefiniciones y se mueva en el carril de las vacilaciones es algo muy peligroso porque muy pronto, como ya se está viendo, puede caer completamente en el abismo de la derecha. Esos vacíos que deja en temas tan cruciales como presas, minería, etc.

La derecha los llena con rapidez y con facilidad. Deberían dejar muy claro lo que va a ocurrir y no dejar correr la especulación. La derecha no duerme pensando cómo va a aprovechar cada momento, cada vacío, cada oportunidad, cada error para sacarle provecho. Ya están en camp

You must be logged in to post a comment Login