Acuífero Guaraní es eje de seguridad regional en Sudamérica

Por Cecilia González.

Buenos Aires.- La defensa y conservación del estratégico Acuífero Guaraní es un tema de seguridad regional para Sudamérica porque el agua desatará las guerras del futuro en el mundo, denunciaron dirigentes del Foro Social de la Triple Frontera.

Miguel Angel Serdiuk, uno de los líderes de esa amplia red de organizaciones no gubernamentales, dijo a Notimex que el Acuífero Guaraní, la tercera reserva acuífera del mundo, peligra porque los gobiernos de la región han fallado en impedir su sobre explotación.

Además, dijo, siguen vigentes las presiones de empresas internacionales que pugnan por la privatización del acuífero subterráneo, que tiene una extensión de más de un millón de kilómetros cuadrados que comparten cuatro países.

Las organizaciones sociales exigen el cuidado del “tesoro subterráneo”, que es como se denominan a esta especie de océano escondido que abarca 840 mil kilómetros cuadrados en Brasil, 225 mil en Argentina, 71 mil 700 en Paraguay y 58 mil 500 en Uruguay.

Serdiuk, un reconocido psicólogo social y arduo defensor de esta causa, añadió que los últimos años han sido decisivos para proteger la reserva porque “el agua debe entenderse como un bien social, no como una mercancía”.

El agua será el bien natural más codiciado y desatará guerras en contra de los países que la poseen, advirtió, “y por eso los gobiernos de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay deberían de estar más conscientes de la necesidad de cuidar el Acuífero”.

En este subsuelo se esconde una reserva natural que alberga cerca de 50 mil kilómetros cúbicos de agua, cantidad suficiente para abastecer a seis mil millones de personas durante 200 años, aunque su volumen exportable es de hasta 80 kilómetros cúbicos anuales.

Voceros del Mercado Común del Sur (Mercosur, bloque al que pertenecen los países que comparten el Acuífero) explicaron que está en marcha el Proyecto para la Protección Ambiental y el Manejo Sustentable del Guaraní.

En este plan participan también el Fondo Mundial para el Medio Ambiente, el Banco Mundial y la Organización de Estados Americanos (OEA), aunque sus avances merecen poca atención por parte de los medios de comunicación.

El grupo de trabajo cuenta con un presupuesto de 26.7 millones de dólares y está elaborando una propuesta de gestión común de la reserva entre los cuatro países que la comparten.

Según diversos especialistas, la presencia de pesticidas y fertilizantes agrícolas en zonas donde el acuífero se recarga con el agua de lluvia es una amenaza, a la que se suma la actividad agrícola que puede compactar los suelos e impedir la infiltración.

El país que más explota el Acuífero es Brasil, pues lo usa para abastecer total o parcialmente a más de 300 ciudades y los resultados ya se están viendo, pues en San Pablo ya se registró una rebaja de 60 metros en el nivel de la reserva acuífera que le toca.

De continuar la sobreexplotación y la contaminación se corre el riesgo de que el Acuífero aumente su salinidad, se degrade su composición química hasta perder su potabilidad y pierda la presión natural que la hace surgir desde el subsuelo.

Según estudios, la superficie de este gran depósito de agua sería comparable a un tanque del tamaño de Buenos Aires, la capital federal argentina, con unos 200 kilómetros de altura.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login