Fundación Benedetti buscará promover escritores jóvenes y defender DDHH

MONTEVIDEO (AFP) – La Fundación Mario Benedetti, dispuesta en el testamento del autor uruguayo fallecido el 17 de mayo, será lanzada este lunes, día en que el más prolífico escritor de este país cumpliría 89 años, con el objetivo de promover la cultura y defender los derechos humanos.

“Tendrá dos ejes: uno cultural y otro de defensa de los derechos humanos”, explicó a la AFP Ariel Silva, que será el gerente de la Fundación y quien fuera el secretario personal de Benedetti.

Los objetivos de la Fundación fueron marcados por el propio Benedetti en su testamento y “nosotros debemos tratar de cumplirlos de la manera más ajustada al pensamiento de Mario”, indicó Silva.

El eje cultural “vincula por una parte lo que fue la obra de Mario, de promoverla y conservarla, reeditarla, la publicación de la obra inédita, como el último libro que escribió, ‘Biografía para encontrarme’, que será publicado aunque hay que ver cuándo”, explicó Silva.

Asimismo, dentro de los objetivos culturales también se prevé “el intercambio con jóvenes, becas, talleres, conferencias”, señaló.

“Mario siempre decía que de sus primeros siete libros no vendió ni un ejemplar” y “eso lo llevó a buscar que la Fundación haga hincapié en darle oportunidades a los jóvenes”, explicó.

El eje de los derechos humanos, en tanto, buscará, “por una parte la promoción de los derechos humanos en Latinoamérica y a nivel internacional; tomar posición sobre las cosas que pasan, como el golpe de Estado en Honduras, denunciar y colaborar con las víctimas”, indicó.

Por otro, “impulsará la investigación sobre lo ocurrido con los detenidos desaparecidos en Uruguay, ayudar en todo lo que se pueda”, agregó.

Al igual que la mayoría de los miembros del Consejo directivo de la Fundación Benedetti, Silva integra la Coordinadora por la Anulación de la Ley de Caducidad, aprobada en un plebiscito en 1989, que será sometida nuevamente a consulta popular en el marco de las elecciones del próximo 25 de octubre.

Esa ley limitó los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura uruguaya (1973-1985), que dejó 38 desaparecidos en el país, 182 en Argentina, ocho en Chile, dos en Paraguay y uno en Brasil, según la Comisión para la Paz creada en 2000.

El Consejo directivo de la Fundación Benedetti será presidido por la escritora Silva Lago; el ex parlamentario socialista Guillermo Chifflet será el secretario; el médico personal del fallecido autor, Ricardo Elena, será Tesorero, y Silva el gerente, mientras que el escritor Eduardo Galeano y el músico Daniel Viglietti completan el directorio.

La Fundación es la heredera universal de Benedetti (más allá de algunos legados que dejó, como a su hermano Raúl), aunque aún restan trámites legales que le permitan adquirir una sede propia, por lo que provisoriamente funcionará en la Casa del Autor.

Con decenas de libros de poemas, prosa, cuentos, novelas y ensayos, así como de teatro, Mario Benedetti fue uno de los mayores exponentes de la literatura uruguaya, integrante de la denominada “Generación del 45”.

Trabajó casi hasta su último suspiro: en 2008 editó “Testigo de uno mismo”, y antes de su muerte, el 17 de mayo de 2009, trabajaba en “Biografía para encontrarme”, ambos en verso, el género en el que se sentía más cómodo.

Nacido el 14 de setiembre de 1920 en Paso de los Toros (250 km al norte de Montevideo), Benedetti se exilió durante la dictadura y regresó a Uruguay con la restauración democrática. Desde entonces residió entre en Madrid y Montevideo, hasta la muerte en 2006 de su esposa, Luz López Alegre.

Su novela “La Tregua” fue llevada al cine -y nominada al Oscar en 1975 como Mejor Película Extranjera- mientras que muchos de sus poemas han sido musicalizados.

You must be logged in to post a comment Login