EL FMLN como Gobierno (i)

Considero que lo más destacado en el primer gobierno de izquierda en El Salvador, ha sido, el estilo moderado de gobernar, de Mauricio Funes, el cual surge de la separación ideológica del presidente de la República con el FMLN.

Lo más grave, ha sido la osadía vicepresidencial, de aprovechar la ausencia del presidente, para realizar pactos políticos sin consulta, que produjo la desautorización presidencial y demuestra las diferencias políticas entre Funes y el FMLN. Aun así, es encomiable la actitud de disciplina adoptada por Salvador Sánchez Cerén, aceptando condescendientemente el regaño presidencial. Esto produce confianza y fortalece la figura del presidente, quien no cuenta con un respeto político debido a su inexperiencia política.

Para este nuevo gobierno la corrupción y la violencia son los mayores retos, sin minimizar ambos, la promesa de prosperidad económica que mantiene al ochenta por ciento de la población aprobando la gestión presidencial hasta ahora, no podrá ser realidad.

La corrupción es la causa de todos los males, ha sido importante desmantelar la estructura de corrupción que ARENA mantenía en institutos públicos, canalizando millones de dólares del erario nacional en posiciones laborales fantasmas, que servían para financiar las campañas electorales y pagar a sus activistas. Pero, el descubrimiento y denuncia pública no es suficiente. La partida secreta presidencial, ha contribuido a institucionalizar la corrupción de cuello blanco, comprando voluntades políticas y prostituyendo el sistema de administración pública.

¿Cuándo van a arrestar, llevar ante una corte de justicia y condenar con todo el rigor de la ley a los funcionarios de todos los institutos públicos que avalaron el desfalco de ARENA y a los ciudadanos que recibieron el dinero por su activismo político?. ¿Qué hace el presidente Funes con los fondos de la partida secreta?, ¿Acaso no debería usar ese dinero para comprar la semilla mejorada que los campesinos necesitan para sembrar sus milpas y que demandan?, ¿No es acaso el dinero del pueblo y para el pueblo?

La corrupción no es exclusiva de ARENA, es un acto generalizado en la clase política, sino veamos el caso de, Luis Merino, alias Comandante Ramiro, ex comunista, vinculado al tráfico internacional de armas con las FARC, quien ha hecho una fortuna, a través del petróleo venezolano, la recolección de basura y otras empresas que ha creado deshonestamente, aprovechando su influencia política en las alcaldías que el partido gobierna y en la Asamblea Legislativa.

Es sorprendente enterarse que el ex obrero, líder campesino e ideólogo marxista, ha alcanzado por medio de la política convertirse en un millonario, mientras el pueblo que representa no tiene semillas mejoradas para cultivar y tienen que cerrar carreteras para exigir lo que legítimamente se merecen. ¿O no se lo merecen, comandante Ramiro?

Le pregunto comandante Ramiro, ¿Acaso, utilizar dinero de las arcas municipales para crear una empresa adonde usted como socio acumula riqueza, no es corrupción? Desde mi punto de vista, lo es, aun cuando pueda ser legal por las malas leyes que su partido avala, pero es simplemente anti ético para dirigentes de un partido político como el suyo, que lucha por los intereses del pueblo, hacerse millonario de esa manera.
Ese capital que han utilizado para hacerse millonarios es de los impuestos del pueblo y los mayores beneficiarios deberían ser las arcas municipales, pero eso no ha sido demostrado en la alcaldía de San Salvador, a la cual solo le reembolsaron los sesenta mil dólares que invirtió. ¿Merecen cárcel quienes avalaron esta transacción empresarial al igual que los areneros?

Desde mi punto de vista, la ex alcaldesa de San Salvador y ahora viceministra de Salud, Violeta Menjívar, debería ser destituida de su posición y junto con los otros alcaldes que son parte de esa sociedad empresarial deben comparecer ante un tribunal de ética para demostrar la canalización de los fondos de esa empresa, de manera

You must be logged in to post a comment Login