Legisladores hispanos critican a Obama por ceder a antiinmigrantes

Legisladores hispanos criticaron al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por ceder a presiones de grupos antiinmigrantes en la reforma al sistema de salud.

Los demócratas que controlan el Congreso analizan ahora incluir requerimientos del Seguro Social y otros documentos a quienes soliciten subsidios de salud del gobierno, advirtió este lunes el representante por Illinois, Luis Gutiérrez.

A los inmigrantes indocumentados “se les negará totalmente el cuidado de salud aún si quieren sacar el dinero de su propio bolsillo” para comprar seguro médico del sector privado sin el subsidio del gobierno, apuntó.

Señaló que, de esa manera, el legislador republicano Joe Wilson “ganó” el debate, pese a que la semana pasada llamó “mentiroso” a Obama cuando el mandatario indicaba que su plan de reforma excluye a los indocumentados.

Gutiérrez, el senador demócrata Robert Menéndez y la directora de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, participaron este lunes en una conferencia del Instituto del Grupo de Congresistas Hispanos.

Muñoz afirmó que la reforma de salud de Obama deja intacto el mercado privado actual, que permite que los inmigrantes indocumentados compren seguro médico de empresas no afiliadas con el gobierno.

Indicó a su vez que Obama ha sido “honesto y realista” al afirmar que una reforma migratoria no será tan fácil “como un camino al parque”, pero que se ha reunido con las partes interesadas para cambiar el “disfuncional” sistema actual.

“La gritería ya comenzó”, dijo Muñoz sobre las protestas contra la agenda de Obama y las interrupciones a las asambleas comunitarias de legisladores favorables a una reforma de salud.

La funcionaria defendió las medidas de aplicación de la ley al indicar que se enfocan ahora en los empleadores y no en los trabajadores, a diferencia de la anterior administración del presidente George W. Bush.

Destacó, asimismo, mejoras en el sistema de detención y en la aplicación del programa 287g de colaboración de la policía local con los agentes federales de inmigración, que ahora se enfoca en inmigrantes criminales.

El senador demócrata Robert Menéndez, el único hispano en el Senado tras la renuncia de su colega republicano Mel Martínez, dijo que hay “un sentido de urgencia” para que una reforma migratoria se concrete antes de marzo próximo.

Indicó que, de lo contrario, la legalización de unos 12 millones de indocumentados se postergaría por varios años porque en 2010 el enfoque será en los comicios legislativos de noviembre y será difícil abordar ese tema.

En un apasionado discurso, Menéndez puntualizó que la comunidad hispana sigue sufriendo “viciosos” crímenes de odio, como el asesinato a golpes del mexicano Luis Ramírez a manos de adolescentes anglosajones.

El senador rechazó las condiciones de los inmigrantes en los centros de detención, la deportación incluso de residentes permanentes y ciudadanos debido a su apariencia y las redadas que dividen a las familias.

“No somos ciudadanos de segunda clase”, enfatizó Menéndez, quien cuestionó que incluso colegas del Senado se refieren como “esa gente” no sólo a los indocumentados sino a toda la comunidad latina en general.

Una reforma migratoria integral es un asunto de derechos civiles y es necesario el liderazgo y el compromiso de toda la comunidad en honor a las ideas de líderes latinos como César Chávez, Dolores Huerta y Raúl Yzaguirre, enfatizó.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login