Reforma en salud daría “oxígeno” al tema de inmigración

La aprobación a fin de año de la cobertura médica universal en Estados Unidos daría “oxígeno” a los esfuerzos por una reforma migratoria integral a partir de 2010, consideró el legislador demócrata Luis Gutiérrez.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el liderazgo demócrata en el Congreso consideran que con el éxito de la reforma de salud “habrá más espacio político, más oxígeno y más energía para bregar con la inmigración”, enfatizó.

El representante Gutiérrez hizo sus declaraciones a reporteros durante una vigilia de oración frente al Capitolio organizada por líderes religiosos contra la retórica de odio de grupos antiinmigrantes que esta semana hacen cabildeo en el Congreso.

Indicó que el senador demócrata Charles Schumer, presidente del Subcomité de Inmigración, está elaborando un proyecto de ley bipartidista, pero añadió que aún no se ha confirmado cuándo lo presentará.

“Sin oxígeno no se puede respirar, no se puede transformar el proceso legislativo”, apuntó Gutiérrez en referencia al énfasis actual en el tema de la salud, aunque recalcó que mientras tanto es necesario continuar buscando apoyo para el proyecto de inmigración.

“Si decimos que la batalla se va a dar a comienzos de febrero, ¿qué vamos a hacer al respecto? Entrenar al ejército, preparar al ejército para que cuando llegue el día de la batalla estemos listos para ganar”, puntualizó.

Gutiérrez y su colega demócrata Jared Polis participaron en la vigilia de oración con el obispo católico John Wester, el obispo episcopaliano Prince Singh, y la obispa metodista Minerva Carcaño, entre otros.

Carcaño, de la Conferencia Sudoccidental del Desierto, manifestó que “vamos a seguir levantando la voz por el inmigrante” y pidió a la comunidad que no se desanime ante “unas cuantas voces ruidosas” que intentan acallar sus peticiones.

El reverendo Simón Bautista, de la Diócesis Episcopal de Washington, leyó una oración en la que rechazó “el lenguaje y la lógica del odio”, y pidió que se ponga fin al uso del miedo y la retórica racista “que envenena a nuestras comunidades”.

Los religiosos rechazaron también “las mentiras que culpan a los inmigrantes de todos los males” de Estados Unidos y pidieron a los funcionarios electos que “tengan la valentía de trabajar por la justicia” y “hacer lo que es justo, incluso cuando es impopular”.

El sacerdote católico Mark Brennan, párroco de la Iglesia San Martín en Gaithersburg, Maryland, afirmó que es importante tratar a las todas personas por igual como “hijos de Dios”, tanto a los nacidos en Estados Unidos como a los inmigrantes.

La actividad coincidió con el “Día de cabildeo” de grupos antiinmigrantes como la Federación Americana para una Reforma de Inmigración (FAIR), calificada como un “grupo de odio” por el Centro de Leyes para la Pobreza en el Sur.

Unos 50 locutores conservadores de todo el país, junto con FAIR, tienen previsto transmitir sus actividades de cabildeo y manifestaciones “en vivo” para sus respectivas localidades.

Varios de los locutores consideran como un “héroe” al republicano Joe Wilson, quien se disculpó con Obama luego de calificarlo de mentiroso cuando el mandatario explicaba que su plan de reforma de salud no incluye a los indocumentados.

Persisten dudas de estadounidenses respecto a reforma de salud

El escepticismo sobre el impacto de la reforma al sistema de salud persiste entre los estadounidenses pese a los esfuerzos del presidente Barack Obama por disiparlo, reveló un nuevo sondeo del diario USA Today y la empresa Gallup.

Señaló que el discurso que Obama pronunció el miércoles ante el Congreso no logró aplacar las dudas que la reforma ha generado.

Seis de cada diez estadounidenses consideran que de ser aprobada, la reforma no logrará ampliar la cobertura médica a la mayoría de los estadounidenses sin aumentar impuestos, como Obama ha insistido.

A pesar de ello, 50 por ciento dijo estar a favor de que su congresista vote para aprobar la reforma, contra 47 por cien

You must be logged in to post a comment Login