Termina en fracaso misión de Mitchell a Oriente Medio

Jerusalén.- La misión del enviado estadounidense a Oriente Medio, George Mitchell, concluyó sin resultados, y sin haber concretado siquiera la cumbre de Nueva York que deseaba el presidente Barack Obama.

Mitchell abandona la región con las manos vacías después de una semana de intensas gestiones frente al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu; el presidente palestino, Mahmud Abbas, y varios líderes de los países vecinos, informaron fuentes oficiales.

“No hay ningún acuerdo con los israelíes ni soluciones intermedias”, dijo el negociador palestino, Saeb Erekat, sobre la misión de Mitchell, quien regresa a su país para recibir nuevas instrucciones y ante la celebración en los próximos días del Año Nuevo judío y el Eid El-Fiter musulmán.

Ambas festividades, de las más importantes en el judaísmo y en el Islam, paralizan las actividades oficiales en Israel desde esta noche y hasta el lunes, y en la Autoridad Nacional Palestina (ANP) desde el domingo hasta el martes.

Mitchell, quien esta mañana celebró los dos últimos encuentros con Netanyahu y Abbas, decidió regresar en vista de la imposibilidad de seguir trabajando.

En entrevista este viernes con los cónsules europeos en Jerusalén, Erekat explicó que la ANP se apega a la demanda de que Israel declare un alto a la construcción en los asentamientos como condición para cualquier avance.

Añadió que sin esa declaración el encuentro de Nueva York, que iba a celebrarse en paralelo a las sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas, no tiene realmente sentido.

Otro de los obstáculos para fijar la cumbre es el impacto que ésta tendría en el reinicio de negociaciones de paz, para que no sea una cumbre por el mero hecho de reunirse.

Tampoco a ese respecto tuvo suerte el enviado, que se vio frente a la demanda israelí de un “diálogo sin condiciones” y a la palestina de “definir una agenda concreta de trabajo”, incluidos el futuro de Jerusalén y el de los refugiados palestinos.

Esta última demanda se enfrentaba a la postura de la administración Obama, que había asumido como posible el plan del presidente israelí Shimon Peres de abrir negociaciones para un acuerdo temporal, que declarase un Estado palestino en dos años, pero dejando sin resolver otras cuestiones.

A pesar de los obstáculos es más que probable que tanto Netanyahu como Abbas se vean la semana próxima con Obama en Nueva York, aunque no será una cumbre tripartita, sino reuniones por separado.

La frustrante jornada de Mitchell comenzó esta mañana en Jerusalén con una entrevista con Netanayhu, la tercera desde que llegó el sábado pasado, y después partió hacia Ramala para encontrarse con Abbas por segunda ocasión.

Fuentes estadounidenses no descartan que Mitchell regresé la semana que viene para un último intento antes del periodo de sesiones en la Asamblea General de la ONU, pero ese nuevo viaje dependerá de que las dos partes muestren un cierto aperturismo.

Igualmente depende de las presiones que el presidente egipcio, Hosni Mubarak, y el rey jordano Abdullah II, ejerzan sobre Abbas hasta entonces.

Ambos dignatarios árabes recibieron el jueves a Mitchell, quien les pidió convencer al presidente palestino de que ceda en la cuestión del encuentro de Nueva York, aun cuando Israel no declare un alto total a la construcción.

La postura israelí es que el alto a la construcción será de seis meses y no incluirá Jerusalén Este, según algunos comentaristas porque Netanyahu teme perder su gobierno, apoyado por partidos más nacionalistas que el suyo.

De su parte, Abbas se enfrenta al ala más dura del movimiento Al Fatah y a la crítica situación interna desde hace dos años con los islámicos de Hamás, y cualquier concesión sin una declaración israelí sobre los asentamientos le dejaría más debilitado que antes.

Califica enviado de la ONU como “insostenible” situación en Gaza

Naciones Unidas.- El representante especial de la ONU para el Proceso de Paz en Oriente Medio, Robert Serry, expresó

You must be logged in to post a comment Login