Campanella no concibe filme sin relaciones humanas

SAN SEBASTIÁN, España (AFP) – El director argentino Juan José Campanella, que se ha convertido en un firme aspirante a la Concha de Oro a la mejor película en el festival de San Sebastián con “El secreto de sus ojos”, está convencido de que una película debe mostrar “fuerte relaciones” humanas.

“No concibo hacer una película sin fuertes relaciones humanas”, aseguró Campanella a la AFP al explicar el hecho de haber querido llevar a primer plano de su exitosa película la relación “inacabada” entre sus dos protagonistas, encarnados por Ricardo Darín y Soledad Villamil.

Destacar esta relación ha sido el principal cambio de la película respecto al libro “La pregunta de sus ojos”, del escritor Eduardo Sacheri, sobre el que se basa la cinta, presentada el domingo con gran éxito de crítica y público en el festival donostiarra.

“No concibo hacer una película sólo con una historia policial”, afirmó el cineasta argentino. “Cuando leí la novela, me encantó la historia porque era como un policial pero poblado de personajes cotidianos y reales, no de personajes de novela negra y de cine negro”, recordó.

“El secreto de sus ojos”, en efecto, resulta finalmente en una mezcla de géneros para contar la historia de Espósito (Ricardo Darín), un oficial de un juzgado que tras su jubilación quiere escribir un libro sobre un crimen que investigó hace 25 años.

Espósito someterá su idea y su manuscrito a Irene (Soledad Villamil), una secretaria judicial con la que trabajó en el momento del crimen, iniciándose un juego de recuerdos del crimen y de un amor incompleto hasta llegar en el momento presente a un inesperado desenlace de un asesinato que ellos creían resuelto hace tiempo.

“Cuando leía la novela me aparecían las caras” de Darín, Villamil y Pablo Rago para la película. “No me imaginaba escenas de la película, me imaginaba que lo que estaba leyendo en la novela con la cara de ellos tres”, añadió a la AFP.

Poca gente parece concebir desde hace varios años una película de Campanella sin Darín, considerado ya por el público su actor fetiche tras “El mismo amor, la misma lluvia”, “El hijo de la novia” o “Luna de Avellaneda”.

“Todo lo que me propuso siempre me resultó interesante”, dijo por su parte el actor argentino. “El siempre viene con alguna oferta que es un desafío nuevo, que me hace crecer como actor, como artista, que me da a conocer en lugares cada vez más alejados”, añadió.

“Me lo pasé genial en esta película. En ningún momento sentí que estaba trabajando”, añadió Darín, firme candidato a la Concha de Plata al mejor actor del festival.

Darín no duda en reconocer la empatía que le une ya con Campanella: “Ya con mirarlo…, termino una toma, lo miro y, ya por la cara, sé si la vamos a hacer de nuevo o no”.

Sin embargo, el actor argentino no estará en el próximo proyecto de Campanella, quien trabaja en “una película de animación que estará lista para 2011”, al tiempo que volverá también a la televisión.

Darín, por su parte, iniciará en octubre un nuevo rodaje y reconoce que, tras rodar “La señal”, le “encantaría volver a dirigir”, aunque todavía no ha dado con una historia que le guste para ello.

“Lo que quiero es atreverme con una historia que me parezca lo suficientemente convincente para meterme en semejante rollo, porque dirigir una película no es una tontería, es un quilombo infernal”, dijo.

“Me gustaría contar una historia personal, chiquita, sencilla”, concluyó el actor y también director.

You must be logged in to post a comment Login