Perjudicará a residentes legales restricción en salud

El sistema de verificación que legisladores prevén incluir en una reforma al sistema de salud perjudicaría a residentes legales y ciudadanos estadounidenses, advirtieron el lunes activistas locales.

La subdirectora del Proyecto de Políticas Salud del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, Jennifer Ng’andu, sostuvo que un “complicado” sistema de verificación para prevenir el fraude “crearía más costos” y complicaría el acceso a servicios médicos.

“Una mayor verificación es un malgasto de los dólares de los contribuyentes”, anotó en una teleconferencia la activista, quien indicó que los estados tendrían una enorme carga para aplicar las nuevas medidas federales en caso de que se aprueben.

El director del Foro Nacional de Inmigración, Ali Noorani, elogió los esfuerzos de la administración del presidente Barack Obama y del Congreso bajo el control de los demócratas para facilitar una cobertura médica a la mayoría de los estadounidenses.

Rechazó, sin embargo, los intentos de opositores a esos planes que buscan culpar a los inmigrantes a fin de descarrilar el debate.

Enfatizó que las organizaciones defensoras de los inmigrantes buscan que todos los niños ciudadanos estadounidenses estén “cien por ciento” protegidos sin importar la situación migratoria de sus padres.

Noorani manifestó que también se busca que la legislación que analiza el Congreso elimine el requisito de la espera de cinco años a los residentes legales para acceder a servicios públicos de salud, pese a que contribuyen con sus impuestos.

La abogada Sonal Ambegaokar del Centro Nacional de la Ley de Inmigración (NILC), indicó que muchos ciudadanos estadounidenses están perdiendo sus empleos y el seguro médico debido a la crisis económica que afecta al país.

Indicó que una familia inmigrante típica estaría constituida actualmente por un padre que está perdiendo el trabajo, su esposa que trabaja en una empresa pequeña y sus dos hijos ciudadanos estadounidenses, uno de ellos con síntomas de asma.

Afirmó que una reforma de salud busca evitar que esas personas acudan al médico solo en casos de emergencia, lo cual elevaría los costos para todos los contribuyentes.

Kate Kahan, directora legislativa del Centro para el Cambio Comunitario, calificó como “desafortunado” que en las propuestas de una reforma se mantengan el periodo de espera de cinco años para los inmigrantes legales.

Solo están exentos de esa prohibición las madres embarazadas y niños que son inmigrantes legales, según el Programa Estatal de Seguro Médico Infantil (SCHIP) que promulgó este año el presidente Obama.

Los activistas indicaron que varios legisladores prevén enmiendas al proyecto de ley del presidente del Comité de Finanzas del Senado, Max Baucus, para eliminar esas restricciones.

En una entrevista este domingo con la cadena hispana Univisión, el presidente Obama reiteró su compromiso con una reforma migratoria integral y la exclusión de los inmigrantes indocumentados en una reforma de salud.

Señaló, sin embargo, que los indocumentados todavía pueden acceder a seguros privados de salud, pero fuera del mercado de opciones bajo su iniciativa de cobertura médica universal para los estadounidenses.

NOTIMEX

{jcomments off}

You must be logged in to post a comment Login