Impulsa El Salvador Estado fuerte para redistribuir riqueza: Funes

El presidente de El Salvador, Mauricio Funes, dijo tras un acuerdo “stand-by” de 800 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional (FMI) que su gobierno impulsa un “Estado fuerte” para redistribuir la riqueza.

“Estamos convencidos que la única manera de hacerle frente a la pobreza que caracteriza a muchos de nuestros países latinoamericanos es teniendo un Estado fuerte” que “maneje de forma responsable sus finanzas”, señaló.

El acuerdo “stand-by”, que está sujeto a una esperada aprobación de la gerencia y la Junta Ejecutiva del FMI, tendrá una duración de tres años y reemplazará un acuerdo previo que fue aprobado en enero de este año.

“Al final de cuentas, de lo que se trata no es de repartir pobreza sino de hacer crecer la riqueza para llevar a cabo políticas responsables de redistribución de los ingresos”, anotó en rueda de prensa con el director del FMI del Departamento para el Hemisferio Occidental, el chileno Nicolás Eyzaguirre.

Señaló que El Salvador fue afectado por la crisis global, en particular por sus relaciones con la economía de Estados Unidos, lo cual ha afectado la demanda interna.

El nuevo programa busca asegurar la sostenibilidad fiscal y financiera bajo el régimen dolarizado de El Salvador, catalizar recursos de inversionistas privados y multilaterales.

Proporcionar espacios para medidas contracíclicas para fortalecer la demanda doméstica y apoyar el Plan Quinquenal de Desarrollo 2009-2014, indicó el FMI.

El acuerdo permitirá que El Salvador continúe protegiendo a su población más vulnerable por la redirección del gasto no prioritario hacia áreas sociales, que incluye inversión en las áreas de salud, educación e infraestructura.

Funes, quien la víspera pronunció un discurso ante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York, estuvo acompañado en la firma del acuerdo por el secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, y el ministro de Hacienda, Carlos Cáceres.

Por otro lado, Funes rechazó denuncias de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena) sobre su conocimiento de una “escala técnica” en su país del depuesto mandatario hondureño Manuel Zelaya, quien se encuentra en la embajada de Brasil en Tegucigalpa.

“La oposición debería dedicar más tiempo a resolver sus problemas internos. Cuando alguien tiene problemas internos acostumbra a querer lavar los trapos sucios de otro”, apuntó Funes.

Destacó que no se reunió con Zelaya ni se le ayudó con recursos del gobierno para su viaje a Honduras.

Anunció, además, que espera respuesta a una carta de la secretaria de Estado, Hillary Clinton, para una reunión en noviembre con el fin de solicitarle una suspensión de las deportaciones masivas y la renovación del Programa de Protección Temporal (TPS).

Indicó que está en el proceso de una investigación para una reorganización de todas las sedes diplomáticas y consulados, en especial en las ciudades de Estados Unidos con mayor población salvadoreña.

“La mayor parte de los consulados en Estados Unidos eran más bien órganos de extensión del aparato de propaganda del partido de gobierno” en lugar de ser “un órgano de extensión del aparato público para resolver el problema de los migrantes”, señaló Funes.

Indicó que los consulados deben atender a los salvadoreños independientemente de sus tendencias ideológicas o afiliación partidaria porque en el pasado muchos de sus compatriotas “no eran atendidos por los consulados y mucho menos eran recibidos en la embajada” por las diferencias con el anterior gobierno del derechista Arena.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login