Grupo anti-inmigrante ataca movimiento Judeo-Cristiano pro reforma inmigratoria

Nuestra blogger invitada es Allison Johnson, Coordinadora de Campañas para
Christians for Comprehensive Immigration Reform, o CCIR, de Sojourners.

Esta semana, el Centro para Estudios Inmigratorios, o CIS, difundió dos
estudios, uno titulado “Una perspectiva Bíblica sobre la política
inmigratoria
” y otro “No ‘Progreso por Pésaj’: La usurpación de la opinión judeo americana sobre
inmigración por el establecimiento judío
”. Es claro de
que este grupo anti-inmigrante el cual el Southern Poverty Law Center describe
como un grupo que nunca ha “encontrado algún
aspecto de inmigración de su agrado
” está
profundamente preocupado sobre una tendencia emergente: gente de fe que buscan
orientación de sus respetivas tradiciones para enfrentar el tema de la reforma
inmigratoria. Los extensos estudios de CIS aparentemente tienen una sola meta:
de invalidar el papel que la fe tiene para millones de estadounidenses que ven
sus valores morales alineados con una reforma inmigratoria justa y humana.

El autor de “Una perspectiva Bíblica sobre la política inmigratoria”
describe el activismo e involucramiento proactivo de denominaciones nacionales
en el debate inmigratorio, llamando a la Iglesia Católica, la Asociación Nacional de Evangélicos, y la Convención Baptista del Sur
‘desconectados’ con las personas que ocupan los bancos en las iglesias. El
documento dice:

“Sin embargo esta dicha ‘compasión’ entre élites religiosas es diferente de
la perspectiva de la mayoría de las masas Cristianas. El sector laico generalmente se opone a la
legalización y apoya la aplicación de leyes inmigratorias
”.

Entre tanto, Stephen Steinlight reprocha a “lideres judíos estadounidenses”
por entablar una “campaña falsa de ‘derechos civiles’
para inmigrantes ilegales”, y procede a reprenderlos por no ser “contemporáneos
mejor educados, o a lo menos escarmentados”. Steinlight se enfoca en criticar
“Progreso por Pésaj,” una campaña para una reforma inmigratoria más humana,
impulsada por parte de una coalición de organizaciones de “varias tradiciones judías” que incluyen
el Hebrew Immigrant Aid Society, Jewish Council for Public
Affairs, Anti-Defamation League, American Jewish Committee, National Council of Jewish Women, y la Union for Reform Judaism. Mientras el mismo Steinlight admite que
“cada parte del establecimiento judeo americano que representa una
circunscripción electoral y que está dedicado a la política pública doméstica
se ha unido a este esfuerzo”, se refiere a esta alianza como “macarthistas
políticamente correctos” con una “premisa moralmente legal” que no resuena con
la mayoría de judíos estadounidenses.

Muy al contrario, un nuevo estudio difundido el martes por el Center for American Progress muestra que “la lucha del
inmigrante es tan antigua como la humanidad” y “la respuesta de personas en la
fe sigue constante”. El estudio documenta el activismo comunitario social por
parte de comunidades de fe que no son ni “coordinadas ni forman parte de una red<

You must be logged in to post a comment Login