Puede Centroamérica convertirse en inhabitable por cambio climático

San Salvador.- El impacto derivado de los efectos del cambio climático golpean muy fuerte a Centroamérica y tiende a convertirse en una región inhabitable, advirtió la ambientalista salvadoreña Rosalía Soley.

“Es muy probable que el aumento de la temperatura se dé pronto, ya que en las anteriores negociaciones internacionales se hablaba de que si se incrementaba en dos grados (centígrados), ya no habría retorno en los efectos negativos del cambio climático”, dijo Soley. 

 La representante de la Unidad Nacional Ecológica de El Salvador (Unes) externó a Notimex su preocupación por el alto grado de vulnerabilidad en que se encuentran los países del área y la necesidad de trabajar lo más pronto posible en el tema.

Agregó que para efectos del istmo, esos dos grados centígrados son más bien cuatro, por lo que “la región centroamericana será inhabitable. Los impactos se están profundizando en El Salvador y se están evidenciando en toda la región”.

Las estaciones lluviosas cada vez menos copiosas afectan al territorio salvadoreño, con consecuencias en la agricultura y son también evidentes en Guatemala y Honduras, añadió la especialista. 

 Soley se refirió a una propuesta que presentó la Unes a autoridades ambientales del país denominada “Sobreviviendo al cambio climático en Cuisnahuat”, municipio del occidente del El Salvador donde son evidentes los efectos por el deterioro ecológico. El estudio iniciado en 2008 que concluyó en enero pasado relata el impacto del cambio climático sobre todo en el área rural.

En Cuisnahuat, a unos 55 kilómetros de la capital, habitan unas 10 mil personas y su modo de vida es la agricultura. Según el mapa de pobreza y desarrollo humano, se encuentra en el nivel de mayor pobreza. 

 “Ellos se sostienen en su mayoría de la agricultura y las sequías e inundaciones les están afectando sus cultivos y esto les genera más pobreza”, comentó la ambientalista, al tiempo que advirtió que si no se pone en marcha un plan para salvar la zona todo será catastrófico.

Si las precipitaciones disminuyen el agua se agotará, las fuentes de agua que posee el municipio presentarán grandes cambios en 2050. La productividad del suelo ya no será la misma, los nutrientes del terreno se reducirán y por tanto llegará la desertificación. 

 Soley adelantó que la Unes está por finalizar otro estudio en el poblado de San Francisco Menéndez, en el occidental departamento de Ahuachapán, fronterizo con el sur de Guatemala, donde los impactos son severos y sobre todo porque en ese lugar se proyecta la construcción de una represa.

El municipio forma parte de la cuenca del Río Paz, donde la alta vulnerabilidad de la zona se une a la pobreza en que viven sus habitantes, que sufrieron de manera severa los efectos del huracán Mitch en 1998, explicó la experta. 

 Soley reconoció que el gobierno trabaja fuerte con los organismos internacionales en el tema, pero aseguró que falta mucho por aprender.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login