Denuncia el Papa intereses que manejan la investigación científica

Ciudad del Vaticano.- Benedicto XVI denunció intereses económicos e ideológicos que manejan la investigación científica y los comparó con la injerencia del totalitarismo comunista en las ideas del siglo XX.

“Ayer el comunismo, hoy grupos ideológicos y económicos impiden una búsqueda académica y cultural encaminada a la verdad y a la integridad del saber humano”, deploró ante un grupo de intelectuales y universitarios.

Esto durante una conferencia magistral impartida en el Salón Vladislav del Castillo de Praga, en la segunda jornada de su viaje apostólico de tres días a la República Checa.

Joseph Ratzinger recordó sus años de profesor de universidad y rechazó que religión, la fe o la ética carezcan de un lugar en el ámbito de la razón pública.

Según el obispo de Roma la autonomía propia de una universidad o de cualquier institución escolar, encuentra significado en la capacidad de sus miembros de hacerse responsables ante la verdad.

“¿No es verdad que hoy el mundo académico está obligado de manera sutil y a veces no tanto, a plegarse a las presiones de grupos de interés ideológico y al reclamo de objetivos utilitaristas de breve término o sólo pragmáticos?”, cuestionó.

“¿Qué ocurriría –agregó- si nuestra cultura debiera construirse sólo sobre los argumentos de moda o sobre las convicciones que son promovidas haciendo mucho ruido y son fuertemente financiadas?”.

La tarde de este domingo, antes de reunirse con los pensadores checos, el líder católico mantuvo un encuentro con exponentes del Consejo Ecuménico de las Iglesias del país europeo que vincula a varios credos cristianos.

Ante ellos sostuvo que “el evangelio no es una ideología” el cual pretenda englobar dentro de “esquemas rígidos” las realidades socio políticas en constante evolución.

Por el contrario, añadió, las enseñanzas católicas trascienden las vicisitudes de este mundo y arrojan nuevas luces sobre la dignidad de la persona humana en toda época.

Denunció que, a dos decenios de la caída del comunismo, en Europa emergen nuevos intentos por marginar la influencia del cristianismo en la vida pública, incluso con el pretexto de que sus enseñanzas son dañinas para la sociedad.

El pontífice pidió reflexionar sobre este fenómeno y defendió las contribuciones ofrecidas por el catolicismo a la sociedad moderna, entre ellas la solidaridad.

“Nadie puede discutir las raíces cristianas de Europa; no es verdad que estas raíces hayan sido superadas desde hace tiempo, ellas continúan, en manera tenue y fecunda, a proveer al continente sostén moral y espiritual”, estableció.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login