Finaliza reunión de OEA sin consenso sobre Honduras

Por Rubén Barrera

La Organización de Estados Americanos (OEA) fracasó la noche del martes en alcanzar un consenso para repudiar la suspensión de las garantías individuales en Honduras, mediante una nueva resolución.

Tras más de diez horas de negociaciones, en ocasiones a puerta cerrada, las diferencias en el seno del Consejo Permanente sobre los alcances y el lenguaje de la resolución propuesta no pudieron ser superadas.

El resultado fue una declaración del presidente del Consejo, el embajador chileno Pedro Oyarce, y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, que contó con el respaldo de los países miembros, pero sin carácter vinculante.

Oyarce e Insulza exigieron al gobierno de facto hondureño respeto a la inviolabilidad de la embajada de Brasil en Tegucigalpa, así como a “las inmunidades y privilegios de sus funcionarios, de acuerdo con el derecho internacional”.

En relación son la situación de las embajadas de Argentina, México, Venezuela y España, el texto reclamó asimismo el respeto al estatus diplomático de sus representaciones, así como a “los privilegios e inmunidades de sus funcionarios”, precisó el documento leído por Oyarce.

Los dos directivos recordaron que “cualquier violación de estas normas del derecho internacional afecta seriamente la convivencia hemisférica y exigen la acción conjunta de la comunidad internacional”.

La declaración representó un logro menor, en comparación con el proyecto de resolución que presentó Oyarce, y que buscaba condenar la decisión del gobierno de facto de ampliar por 45 días el estado de sitio.

La condena se hacía extensiva a la negativa para permitir el ingreso de una misión de avanzada de la OEA que iba a preparar la visita de una delegación de cancilleres.

El escollo insuperable para la resolución fue la propuesta de que la OEA no levante la suspensión de Honduras del sistema interamericano, tras la celebración de las elecciones presidenciales de noviembre próximo.

El resolutivo establecía que “ningún proceso electoral conducido sin las necesarias garantías constituciones y sin la previa reinstalación del Presidente José Manuel Zelaya, habilitaría el levantamiento de la suspensión (de Honduras)”.

Las discrepancias para lograr un consenso en torno a esta resolución, centradas en la forma más que en el fondo, provocaron el malestar del representante de Estados Unidos, Lewis Amselem, quien antes había calificado de irresponsable el regreso de Zelaya.

Anselem dijo que el debate “nos hace ver como tontos” ante la prensa internacional.

“Hace también ver a la OEA impotente, y no creo que ninguna cantidad de Viagra podrá hacer que las cosas funcionen”, precisó.

Por separado, Insulza dio a conocer que la OEA recibió ya una invitación del gobierno de facto para permitir el regreso de la delegación de cancilleres, que se estima podría arribar a Tegucigalpa el miércoles de la semana próxima.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login