El rey Juan Carlos I y Samaranch, comodines ‘olímpicos’ de Madrid 2016

MADRID (AFP) – Madrid, que no figura entre las favoritas en la carrera por los Juegos Olímpicos de 2016, apuesta por dos comodines ‘olímpicos’, el rey Juan Carlos I y el ex todopoderoso presidente del COI Juan Antonio Samaranch, para intentar dar la sorpresa el viernes en Copenhague.

Aunque si la elección se debe decidir por influencia política, no es muy seguro que estos dos grandes embajadores del deporte español pesen mucho frente al poder de convicción del más famoso apoyo de Chicago… el presidente estadounidense, Barack Obama.

Don Juan Carlos y Juan Antonio Samaranch forman, no obstante, un tándem de lujo por su complementariedad para defender los colores de la capital española ante el Comité Olímpico Internacional (COI).

Apasionado del deporte, el soberano español puede presumir de ser uno de los escasos dirigentes que ha vivido unos Juegos Olímpicos desde dentro, después de haber participado en los de Múnich en 1972, en vela, en la clase dragón. Su esposa, la reina Sofía, su hijo, el príncipe heredero Felipe, o su hija, la infanta Cristina, también han participado en unos Juegos, siempre en competiciones de vela.

“Es un rey olímpico lo que le hace muy cercano a los votantes del COI”, afirmó a la AFP Mercedes Coghen, consejera delegada del comité de organización de Madrid 2016.

Este monarca afable, a falta de brillante orador, ha sabido atraerse numerosas simpatías en tres décadas de viajes oficiales por todo el mundo desde América Latina a Asia pasando por las monarquías del Golfo.

Siempre se ha implicado para ayudar a España a organizar grandes eventos deportivos como el Mundial de Fútbol en 1982, los Juegos Olímpicos de 1992, en Barcelona, o la Copa del América de vela, en 2007, en Valencia.

Y, como subrayó el presidente del COI, Jacques Rogge, la presencia de jefes de Estado durante la votación “puede ser decisiva” en una “final apretada” para obtener uno o dos votos de miembros del comité y “marcar la diferencia entre el primero y el segundo, como se vio en Singapur”.

El papel del ex primer ministro británico Tony Blair había sido considerado determinante para que Londres lograra los Juegos de 2012, especialmente frente a París, en la votación del COI en julio de 2005 en Singapur.

A la sombra del monarca español, que le hizo marqués en agradecimiento a su papel para obtener los Juegos Olímpicos de Barcelona, Juan Antonio Samaranch, de 89 años, es un sólido comodín de reserva para Madrid. Este hombre de influencia y de buenos contactos, antiguo Secretario de Estado para el Deporte con el dictador Francisco Franco, del que es un gran admirador, y después embajador de España en la Unión Soviética (1974-78), reinó durante 21 años sobre el olimpismo (1980-2001). Conoce a la perfección sus entresijos y a los hombres que forman parte del mismo.

La candidatura de Madrid dudó durante mucho tiempo en jugar la carta de Samaranch para no perjudicar la imparcialidad que se espera de un presidente de honor del COI. Pero después de que algunos de sus rivales como Río de Janeiro parezcan haberle tomado la delantera, Madrid se decidió a llamarlo al rescate.

“Me reuniré con la delegación en el último minuto. Con mi palabras, que son escasas pero importantes, intentaré ayudar a Madrid”, anunció el miércoles pasado.

Su sucesor, Jacques Rogge, recordó que “los miembros del COI, en general, tienen un gran respeto por Samaranch, que puede ejercer una influencia positiva” en favor de Madrid. “Pero serán votos de agradecimiento y no de confianza porque todos saben que Samaranch no organizará los Juegos de 2016”, añadió.

You must be logged in to post a comment Login