Cuestionan importaciones japonesas de pieles de osos polares

Tokio.- Japón se encuentra de nueva cuenta en el ojo de la tormenta, ahora por ser el primer país importador mundial de pieles de osos polares, cuyo riesgo de desaparición ha aumentado por el calentamiento global.

Por lo pronto hay ya dos fechas que podrían levantarse como claves para la afición japonesa por estos animales, la primera, mediados del entrante octubre, cuando Estados Unidos prevé decidir si propone la prohibición total a este tipo de comercio.

La segunda, en marzo de 2010, cuando se realice la Convención sobre Comercio Internacional de Especies Animales y Vegetales Amenazadas, conocida como “Convención de Washington”, en que podría analizarse la propuesta de esa prohibición.

La mayoría de pieles y otro tipo de productos de osos provienen de la caza realizada en Canadá, país que es el principal exportador y que en gran medida son adquiridas por Japón, considerado el más importante comprador desde el año pasado.

El calentamiento del planeta reduce la extensión del hielo en los polos, que son su hábitat y en consecuencia vuelve a esos animales especie amenazada, citó un despacho de la agencia Kyodo.

Este proceso pone en riesgo a los osos en Estados Unidos, Canadá, Groenlandia, Rusia y Noruega.

Naoko Funabashi, de la oficina japonesa del Fondo Internacional para la Protección de los Animales y su Hábitat (IFAW por sus siglas en inglés) reconoció la popularidad de los osos en su país pero también el riesgo que enfrentan.

Precisó que tapetes y otros artículos de piel de oso son populares en los hogares japoneses, por lo que junto a la protección de su hábitat, la prohibición del comercio internacional es importante.

En 2007 Japón importó 413 pieles de oso polar, un comercio cuestionado por la comunidad internacional que se suma a la caza que el mismo país asiático hace de la ballena y que también le genera críticas.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login