Trabaja EU “muy de cerca” con Brasil sobre ultimátum de Micheletti

Estados Unidos trabaja “muy cerca” con Brasil para resolver “preocupaciones legítimas” expresadas por la embajada brasileña en Tegucigalpa, dijo el vocero del Departamento de Estado, Philip Crowley.

El gobierno de facto Honduras dio un ultimátum de diez días a Brasil para que su embajada en Tegucigalpa asile o entregue al depuesto mandatario Manuel Zelaya, quien se encuentra en esa sede diplomática, de lo contrario tomaría “medidas adicionales”.

“Continuamos trabajando muy de cerca con Brasil” que “tiene preocupaciones legítimas que se han hecho sobre el estatus de su embajada”, señaló el vocero.

Agregó que Estados Unidos, que este mes ocupa la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, también ha expresado esas preocupaciones ante el organismo.

En una declaración emitida la noche del lunes, el Departamento de Estado urgió al gobierno de facto que rescinda de un decreto que suspendía la libertad de expresión y las protestas.

Crowley dijo que “hay algunas indicaciones del gobierno de facto que están dispuestos a rescindir el decreto, pero hasta donde yo sé, eso no ha ocurrido todavía”.

Expresó, por otro lado, su esperanza de un diálogo entre Micheletti y Zelaya cuando llegue próximamente a Tegucigalpa una misión diplomática de la Organización de Estados Americanos (OEA) que busca instrumentar el Acuerdo de San José para un retorno al orden constitucional.

El vocero indicó la víspera que Washington ha indicado que “no reconocerá las elecciones” en Honduras programadas para noviembre próximo “debido al ambiente en el terreno” que vive el país centroamericano.

“Esta es una de las razones por las que nos reunimos con varios candidatos presidenciales (hondureños), para así dejar en claro al régimen de facto que, bajo las presentes circunstancias, no reconoceremos los resultados”, puntualizó.

Tras varias horas de discusiones, la OEA no logró un consenso para una resolución de condena contra el gobierno de facto que el fin de semana impidió el ingreso a una misión diplomática que llegaba a preparar una próxima visita de cancilleres.

El presidente del Consejo Permanente de la OEA, el embajador chileno Pedro Oyarce, y el secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, emitieron una declaración no vinculante apoyada por los estados miembros en la que piden respeto a “las inmunidades y privilegios de los funcionarios”.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login