Uso de etanol en Brasil genera debate por supuesto daño ecológico

Por José Luis Castillejos.

Sao Paulo.- El uso del etanol en Brasil generó un debate en el tema ecológico ya que el gobierno promociona sus bondades mientras los ecologistas advierten que las quemas de cañaverales afectan la salud y contribuyen al calentamiento global.

El gobierno denomina el uso del etanol como la solución “verde” al calentamiento global, pero expertos sostienen que existe preocupación por los efectos de la polución debido a las partículas de carbón que quedan en el aire. Un integrante de la Sociedad Paulista de Neumología, José Eduardo Delfini, aseguró en un estudio que el aumento de partículas contaminantes generadas por la quema de caña genera problemas respiratorios en zonas de producción de etanol.

En la región de Piracicaba la media de microgramos de partículas contaminantes es de 56, igual que en São Paulo, que tiene 20 millones de habitantes y en la época de la zafra alcanza los 88 microgramos, indicó. Brasil, primer exportador mundial de etanol, enfrenta una fuerte controversia, ya que cada año se tienen que quemar miles de hectáreas de caña y el polvillo afecta a los poblados próximos a las plantaciones, amén del calor que se acrecienta, añadió.

El consultor brasileño Edinaldo Baeta dijo que la empresa estatal Petrobras (Petróleos de Brasil) se prepara para el boom mundial del etanol y realiza inversiones para su logística de exportación por unos 350 millones de dólares. De esa forma, la poderosa empresa prevé exportar a partir de 2010 ocho mil millones de litros de etanol por año, el triple de lo que vendió en el exterior en 2004 cuando colocó 2.4 mil millones de litros. “Aquí hay un boom. Hay que recordar que Brasil optó por un producto limpio y la caña lo ofrece al tiempo que es beneficioso para la economía, pues genera azúcar, alcohol anhidro (aditivo de la gasolina) y alcohol hidratado”, precisó Baeta.

Con estudios en la Universidad de Sao Paulo, Baeta cree que no hay mucho asidero en las protestas de los ecologistas, pues a simple vista hay una serie de beneficios, generados por la producción de caña, como el papel, el azúcar o el etanol.

En Brasil se destinan 8.9 millones de hectáreas al cultivo de la caña de azúcar, lo que equivale al 1.0 por ciento de todo el territorio de esta nación. En esa área se cosechan este año unas 634 millones de toneladas de caña, 11 por ciento más que en 2008 y según las proyecciones oficiales, Brasil producirá 28 mil 600 millones de litros de etanol. Para evitar que el cultivo se expanda, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, lanzó un plan que prohíbe el cultivo de caña de azúcar en la Amazonia y el Pantanal, así como la instalación de plantas de etanol.

La región de Ribeirao Preto, ubicada en el nororiental estado de Sao Paulo, es considerado el principal centro de azúcar del mundo y sus habitantes ya no quieren saber mucho del tema porque son toneladas de polvillo de las quemas que se dispersan en el ambiente. En esa zona se produce el 35 por ciento de alcohol del país y allí se estableció un centro del conocimiento mundial en el área, que desarrolla las exportaciones y toda la tecnología para el sector.

En las 82 ciudades que están en la región cañera hay 40 plantas y más de 300 agro-empresas de equipos industriales en plena producción. Datos oficiales revelaron que en la campaña agrícola 2008-2009, el 60 por ciento de la producción de caña de azúcar se destinó a la obtención de etanol.

Los brasileños utilizan en sus vehículos automotores una mezcla de 95 por ciento de alcohol y 5.0 por ciento de gasolina, lo que permite una combustión limpia. Los principales destinos del etanol en el exterior son Estados Unidos, Centroamérica y del Caribe y los Países Bajos. Desde 1998 se desreglamentó la comercialización de etanol en Brasil y desde entonces su precio es fijado por el mercado. Durante el período 2002-2007, el precio de etanol aumentó 45 por ciento.

NOTIMEX

You must be logged in to post a comment Login