Entra G-20, sale G-8

El comunicado emitido al final de la Cumbre de Pittsburgh, la semana pasada, lo declaró oficialmente. La economía mundial ya no será administrada por el exclusivo Grupo de Siete economías industrializadas, Alemania, Canadá, Francia, Italia, Japón, el Reino Unido y Estados Unidos, convertido en G8, cuando se sumó Rusia.

Basándose en una mezcla de tamaño y representación regional, fueron agregados doce gobiernos para constituir lo que se conoce como el G20. De Asia, China, India, Indonesia y Surcorea; de América Latina, Argentina Brasil y México; además Arabia Saudita, Australia, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea.

Algunos críticos inmediatamente dijeron que en un grupo tan grande será más difícil adoptar decisiones. Pero la Cumbre del G20, presidida por el Presidente Barack Obama, lidió con algunos temas difíciles y produjo algunas soluciones.

El tema principal de trasfondo fue rebalancear la economía mundial, entre quienes tienen abultados déficits comerciales, como Estados Unidos, y quienes tienen abultados excedentes, como Alemania, China y Japón. Hubo acuerdo en vigilar el desempeño económico de todos, a través del Fondo Monetario Internacional, mientras que queda por verse como el rebalance se reflejará en el tipo de cambio del dólar, el euro, la libra, el yen y el yuan. El acuerdo debe también reflejarse en la reforma de los sistemas de votación del Fondo Monetario y del Banco Mundial.

También hubo acuerdo sobre aumentar las reservas de los grandes bancos y sobre limitar la compensación de sus ejecutivos. Finalmente, el G20 acordó que el evasivo acuerdo sobre negociaciones comerciales, conocido como la Ronda Doha, debe alcanzarse hacia fines de 2010.
En balance, en Pittsburgh hubo un modesto, pero buen comienzo para el nuevo grupo encargado de manejar la economía mundial.

*Analista y consultor internacional, ex-Director de la Oficina de la CEPAL en Washington. Comentarista de economía y finanzas de CNN en Español TV y radio.

You must be logged in to post a comment Login