Insulza descarta que elecciones puedan normalizar situación en Honduras

WASHINGTON (AFP) – El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, afirmó este jueves que las elecciones del 29 de noviembre no normalizarán la situación en Honduras, donde a su juicio sigue sin haber condiciones para que se realicen esos comicios, en entrevista con la AFP.

“No hay una situación normal en Honduras y lo que es peor no la va a haber aunque haya elecciones”, dijo Insulza.

“No”, respondió el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), consultado sobre si en este momento habría condiciones para realizar las elecciones que el régimen de facto confía en que resuelvan la crisis política desatada por el golpe del 28 de junio.

Pero Insulza subrayó que las negociaciones entre el régimen de facto y el presidente derrocado Manuel Zelaya continúan, y la OEA sigue respaldando una salida negociada.

“No estamos proponiendo un camino incierto, es un camino de reconciliación con el cual la comunidad internacional se las juega, da todas las garantías”, expresó Insulza, quien dijo que ha estado en contacto en los últimos días con las partes.

Desestimó comparar el golpe en Honduras con las dictaduras de los años 70 y 80 en América Latina, que en muchos casos culminaron con la celebración de elecciones.

La crisis en Honduras debe terminar con un acuerdo que restituya el orden constitucional, de lo contrario “sería un precedente nefasto y nos pondría cinco o seis décadas atrás. Este tipo de golpes se daban en los (años) 30 y 40”, dijo.

El secretario general reconoció que dentro de la OEA hay divergencias de posición entre los países con respecto a las elecciones venideras.

“Algunos países están por declarar que no van a reconocer las elecciones. Otros no las reconocerían tampoco pero no quieren avanzar mucho en eso”, explicó.

El representante de Estados Unidos ante el organismo, Lewis Amselem, afirmó que la OEA no debe descartar “el resultado de las elecciones sin examinar las condiciones en las que tendrán lugar”, durante una reunión del Consejo Permanente del organismo el miércoles.

Amselem respondió a los representantes de Venezuela, Nicaragua y Brasil, quienes afirmaron que sus países no darán legitimidad a los funcionarios electos el 29 de noviembre.

La OEA mostró sus divisiones cuando el 28 de septiembre no pudo ponerse de acuerdo sobre una declaración para Honduras, por desacuerdos sobre el reconocimiento de las elecciones.

A cuatro meses del golpe de Estado, tras lo cual la OEA suspendió a Honduras y envió en un par de ocasiones misiones de cancilleres para tratar de producir un acuerdo, Insulza reconoció que la OEA tiene sus límites.

“Para los temas eminentemente políticos, tenemos los instrumentos que son la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana, no tenemos más”, dijo.

“Cómo se hace para restablecer la situación cuando en un país se da un golpe y el protagonista de ese golpe” se niega a cumplir las exigencias de la comunidad internacional, se preguntó Insulza, descartando un embargo económico, que no ha dado frutos en el caso de Cuba, ni “la diplomacia de las cañoneras”.

“Hay que reconocer los límites del multilateralismo”, señaló Insulza, quien recordó que hace año y medio propuso una revisión de la Carta Democrática Interamericana para fortalecerla.

Ante la impotencia del organismo para forzar una salida a la crisis en Honduras, el presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, calificó el miércoles de “deficientes” los mecanismos con los que cuenta la OEA.

You must be logged in to post a comment Login