Cuando los muertos “regresan” al hogar que dejaron atrás

El mexicano Noé Morales todavía recuerda la devoción especial con la que celebraba el Día de los Muertos el 2 de noviembre en su natal estado de Puebla, así como lo celebran en todo México de generación en generación.

“El 2 de noviembre al mediodía se llama al muerto por su nombre y se le dice lo que va a ‘comer y beber’, especialmente lo que al difunto le gustaba antes de morir. También se le “dice” que iremos a su ‘encuentro’ desde el cementerio de ‘regreso’ a la casa donde antes vivía”, relató Morales.

“Para ir a su ‘encuentro’ se necesitan flores amarillas (sémpalosushi) y agua bendita para esparcirlas en el medio camino entre el cementerio y la casa donde vivía el muerto, también se lleva incienso para que el difunto purifique su alma y su espíritu. Era una costumbre de nuestros ancestros, quienes tenían las tradiciones para seguir el ritmo”, explicó.

Morales, de 25 años, quien reside al sureste del Distrito de Columbia, asistió con un grupo de familiares —chicos y grandes— a las celebraciones anticipadas del Día de los Muertos, que tuvo lugar la noche del jueves en la Oficina de Asuntos Latinos del Alcalde (OLA).

“Celebramos el Día de los Muertos para que la comunidad visite nuestras oficinas y se enteren de los programas que desarrolamos y al mismo conozcan la cultura de nuestros países, por eso especialmente invitamos a muchos niños, para que también saboreen los deliciosos bocadillos”, dijo Mercedes Lemp, directora de OLA, mientras saboreaba las delicias mexicanas y centroamericanas, que hubo en abundancia.

Esa oficina estuvo adornada con altares alusivos a ese día, donde se podían ver frutas de verdad y otros comestibles que la persona gustaba antes de fallecer, uno de los altares hasta tenía la foto de una difunta.

Según datos de OLA, el Día de los Muertos es una celebración mexicana de origen prehispánico que honra los difuntos. Comienza el 1 de noviembre (aunque muchos empiezan desde el 28 de octubre) y coincide con las celebraciones católicas de Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

En el México prehispánico se pensaba que cuano un individo moría su espíritu continuaba viviendo en Mictlán, un lugar de residencia para las almas de los muertos.

Durante la época de la colonia española, esta tradición se mezcló y adaptó al calendario cristiano tomando los días 1 y 2 de noviembre para esta celebración. El 1 de noviembre como día de todos los difuntos niños y el 2 de noviembre dedicado a los difuntos mayores.

Es una festividad mexicana y centroamericana que se celebra también en muchas comunidades de Estados Unidos, donde existe una gran población de México y Centroamérica.

La UNESCO declaró esa festividad como Patrimonio de la Humanidad.

You must be logged in to post a comment Login