Latinos de DC alzan su voz contra autoridades de la ciudad

Más de cien residentes del barrio de Mount Pleasant —en su mayoría latinos—  presentaron una serie de demandas a funcionarios del Distrito de Columbia para que sean cumplidas a la mayor brevedad posible.

A la reunión pública en el parque Lamont, en el corazón de ese barrio multicultural, se hizo presente el concejal Jim Graham y la subjefa Grubbs de la Policía Metropolitana del Distrito de Columbia, quieres dieron respuesta al pliego de una decena de demandas, que en su mayoría se comprometieron a cumplir, en particular por el concejal Jim Graham.

El empresario Alberto Ferrufino pidió la destitución inmediata de la oficial A. Barnes, porque su presencia en Mount Pleasant  “atenta” contra los dueños de negocios y las personas que visitan ese sector.

“Los clientes que nos visitan vienen a gastar 5 dólares y se van con un ticket de 50 dólares, porque las personas que ponen los tickets [por supuestas infracciones de tránsito] andan unos tras otros buscando a la próxima víctima”, denunció Ferrufino.

“Nos están vigilando como el cazador al venado, por eso pedimos que ella sea removida de nuestra área de forma inmediata”, apuntó.

El activista Juan Carlos Ruiz también mencionó por su nombre a otros oficiales que “abusan” de los residentes de ese sector, particularmente a los latinos.

“Hay buenos policías en nuestra comunidad, pero hay otros como el oficial Balcácer que no los queremos, ni los necesitamos por su agresividad y por abusar a la comunidad”, enfatizó Ruiz.

Ruiz también pidió a la representante de la policía en la reunión “colaborar” con el oficial Henderson, quien antes tuvo “excelentes relaciones” con los latinos de la zona, pero que los últimos años su forma de actuar ha cambiado drásticamente a lo negativo.

“Estamos pidiendo que lo ayuden para que sea de nuevo el oficial que antes conocimos”, dijo, en referencia también a que ahora se le pide documentos migratorios a los latinos.

Aunque la oficial Grubbs reconoció que si los agentes a su mando exigen documentos migratorios a las personas están “en contra de las reglas de la Policía Metropolitana”, también sugirió que los latinos tienen que denunciar cualquier abuso las veces que sea posible, y considera que no lo están haciendo como debe ser.

“Hemos pedido a nuestro oficiales actuar con profesionalismo en todo momento, pero ustedes tienen que reportar esos problemas”, dijo Grubbs a las personas que asistieron al foro público.

El sector de Mount Pleasant fue escenario de violentos disturbios por parte de los latinos el 5 de mayo de 1991, después que la agente novata de la Policía Metropolitana, Angela Jewell, baleó al salvadoreño Daniel Enrique Gómez, quien junto a otras personas celebraban la fiesta del Cinco de Mayo.

En el desorden civil de más de un día participaron unos 400 jóvenes que incendiaron o averiaron decenas de automóviles de la Policía Metropolitana y destruyeron negocios a su antojo, ya que la alcaldesa de esa época: Sharon Pratt Kelly, ordenó a los agentes no intervenir, porque iba a crear más violencia.

La revuelta terminó después que la alcaldesa Pratt Kelly declaró Estado de Emergencia y Ley Marcial a partir de las 7 de la noche.

Ese mismo día las autoridades de la ciudad se reunieron con líderes de la zona y crearon el Comité Latino de Derechos Civiles (Latino Task Force) —con el activista Pedro Avilés a la cabeza— cuya labor duró más de una década y luego desapareció.

Gómez puso una demanda contra la Policía Metropolitana del Distrito de Columbia por “excesivo uso de fuerza” cuando fue baleado por la oficial Jewell.

Pero cuatro años después (1995) la demanda por 4 millones de dólares fue negada por la Corte Superior del Distrito de Columbia porque Gómez “no pudo comprobar que sus acciones no provocaron el balazo” de la oficial.

You must be logged in to post a comment Login