Audacia y valor para el cambio

 Los Angeles, CA – Casi exactamente un

año atrás, el pueblo estadounidense eligió al primer mandatario afro-estadounidense

y las comunidades inmigrantes en todo el país practicaron su poder político

logrando impactar resultados en contiendas muy reñidas.  

En

ese entonces las comunidades inmigrantes escucharon decir a los candidatos

principales que el cambio se acercaba. 

Los

siguientes son comentarios de Angélica Salas, directora ejecutiva de la

Coalición pro Derechos Humanos del Inmigrante de Los Angeles (CHIRLA por sus

siglas en inglés), un organismo regional defensor de los derechos de los

inmigrantes localizado en Los Angeles.

“Si

cabía alguna duda que cambios importantes se avecinaban, las noticias que el

Senador Obama había ganado la presidencia y que las comunidades inmigrantes

habían votado en cantidades históricas, ésta se disipó el 4 de noviembre de 2008.

La elección del Presidente Obama evidenció que el trabajo organizativo de base

y el compartir una visión colectiva y humana basada en los valores y raíces de

esta nación puede dar resultados muy favorables.

A

pesar de estas importantes noticias, el cambio que el Presidente Obama y el

Congreso prometieran en la forma de una propuesta integral para reformar las

leyes de inmigración, todavía no se ha materializado.  Y mientras tanto,

decenas de miles de familias siguen siendo separadas, miles más han perdido sus

trabajos, sus casas, y sus negocios, y cientos han muerto tratando de cruzar la

frontera.  El cambio es inevitable, lo sabemos, pero cuánto más debemos

esperar. 

Un

año después de la elección histórica de 2008, muchos más inmigrantes se han

naturalizado y votarán por vez primera este 3 de noviembre.  Como lo

hiciéramos el 2008, la comunidad ira a las urnas porque sabe que al hacerlo

representa y habla por el que no puede hacerlo debido a que vive escondido en

las sombras a causa de su estado migratorio.  La comunidad ira a votar

para recordarles a nuestros oficiales electos que nuestras preocupaciones deben

ser las preocupaciones de todo el pueblo estadounidense.

Cuando

millones de inmigrantes respondieron al llamado en 2008, votamos porque queríamos

que nuestras comunidades, nuestras familias, y nuestros hijos e hijas supieran

que más allá de esperanza, se necesita verdadero valor para lograr el cambio.

 En el crepúsculo de otra elección, no esperamos nada menos del Presidente

Obama y el 111 Congreso de Estados Unidos de América.  La reforma a las

leyes de inmigración debe aprobarse ya”.

You must be logged in to post a comment Login