Haga del inglés su mejor aliado

Sonia Schott

Alguien dijo con mucha razón, que el principal propósito de la educación no es sólo ayudarnos a ganar el pan, sino capacitarnos para aprender a hacer agradable cada bocado.

Cuando pensamos en educación, debemos hacerlo convencidos de que se trata de una herramienta que generará un cambio duradero y efectivo; un punto de partida para avanzar.

El conocimiento no solamente nos abre las puertas del trabajo, sino que además nos ayuda a valorar y disfrutar mejor nuestras vidas, al brindarnos la posibilidad de entender, descifrar y responder mejor a los desafíos que se nos presentan cada día.

Si Estados Unidos ofrece muchas vías para el éxito, el vehículo para transitar sobre ellas es el inglés, porque al dominarlo, mejoramos inmensamente nuestra capacidad de relacionarnos con los demás y de integrarnos.

Cuando hablamos inglés derrotamos el miedo que nos produce no podernos expresar en momentos de necesidad y además podemos aprovechar la oportunidad de conocer la cultura norteamericana y de compartir la nuestra, ayudando de esta manera a levantar los prejuicios que de lado y lado se hayan ido formando en el camino.

Hablar inglés nos da la posibilidad de cumplir a cabalidad con una de nuestras responsabilidades más importantes: la de ser padres de familia, supervisando permanentemente el proceso educativo de nuestros hijos, mejorando nuestra comunicación con ellos, hablando cuando sea necesario con los profesores, conociendo a sus amigos y asistiendo a las actividades de la escuela, pero lo más significativo es que nos permite facilitarles un viaje sin traumas entre dos mundos que no son incompatibles y que pueden ser complementarios y beneficiosos.

Aunque, si bien es cierto que el manejo del idioma inglés nos abre puertas, el no hablarlo no debe impedir que hagamos parte del mundo de nuestros hijos; en la mayoría de escuelas hay consejeros e interpretes que pueden ayudarlo a involucrarse activamente en la educación de sus hijos y al hacerlo, seguramente estará desenvolviéndose en la lengua inglesa antes de lo que piensa.

Con todo un abanico de posibilidades a su disposición, hoy en día no hay excusa válida para no hacerlo, seguramente muy cerca de su casa o de su trabajo, hay alguna organizacion comunitaria, una escuela, o una iglesia donde podrán guiarlo.
En este país de oportunidades el inglés, puede hacer la diferencia, para que usted logre construir su propia historia con un final feliz. !Anímese!

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información o servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda de la Fundación Self Reliance al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login