Parejas del mismo sexo piden a Comisión Interamericana igualdad de derechos

Por primera vez la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recibió en una audiencia especial a representantes de la diversidad sexual de Chile, Bolivia y Perú, para discutir la violación a los derechos humanos que enfrentan parejas del mismo sexo, particularmente por la falta de uniones civiles y los atropellos.

El encuentro tuvo lugar el viernes en Washington en el marco de una cita coordinada por el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh), con el respaldo de la Fundación Triángulo de España y de la Corporación de Interés Público, 

“Con esta audiencia inédita marcamos un hito, pues llevamos por primera vez nuestra demanda sobre las uniones civiles a una instancia internacional. Esperamos ahora que la CIDH tome nota de lo expuesto, dando el vamos a nuestras demandas”, señaló el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.

También participaron en la audiencia los activistas de la Fundación Igualdad de Bolivia, Alex Bernabé, y del Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) de Perú, Manuel Forno, quienes expusieron las diversas formas como en sus Estados se violan los derechos humanos de las minorías sexuales, al carecer de leyes de uniones civiles.

En la misma línea, y en el marco de una presentación que contó con el apoyo especializado y técnico de la Corporación de Interés Público de Chile, las organizaciones de la diversidad sexual solicitaron a la CIDH que modifique a sus Estados por “la actitud pasiva hacia las formas más odiosas de intolerancia y discriminación a la población Lesbiana, Gay, Bisexual y Transexual (LGBT)”.

Los grupos LGBT pidieron también a la CIDH que “llame a Chile, Perú y Bolvia a aprobar en sus respectivos ordenamientos jurídicos, legislación específica que reconozca los derechos de las parejas de mismo sexo”, además de exhortarlos para que “sus sistemas constitucionales, legislativos, administrativos y sus políticas públicas proporcionen en todo momento garantías suficientes y efectivas de igualdad ante la ley y de no discriminación para las parejas homosexuales”.

Además, pidieron que la CIDH recuerde a los mencionados Estados su obligación “de garantizar que dentro de sus jurisdicciones ninguna pareja del mismo sexo se vea privada del derecho a la igualdad ante la ley y al derecho a la no discriminación a causa de su orientación sexual, y que ninguna pareja homosexual sea sometida a causa de dicha condición a tratos degradantes, arbitrarios o discriminatorios, y lleven ante la justicia a todos los responsables de violar eso derechos”.

De igual manera, demandaron que se “inste a los Estados de Chile, Perú y Bolivia de velar porque ninguna pareja del mismo sexo sea discriminada de acceder a causa de su condición de homosexualidad, —en los mismos términos que las parejas heterosexuales— a la educación, la vivienda, la salud, el empleo, la asistencia humanitaria y las prestaciones sociales y previsionales”.

Derechos vulnerados

En su presentación, enmarcadas en el 137 período de sesiones de la CIDH,  las organizaciones de la diversidad sexual argumentaron que la ausencia de uniones civiles en sus respectivos países deriva en la violación de derechos humanos consagrados en al menos tres artículos de la Convención Americana.

“En primer lugar, es del todo procedente afirmar la violación al derecho a la igualdad ante la ley del artículo 24 de la Convención Americana, toda vez que la ausencia de legislación, que se traduzca en la adopción de una política pública de Estado en la materia, genera situaciones de discriminaciones infundadas, basada en la variante de género, todo lo cual está prohibido por el Pacto”, indicaron.

Añadieron que también se incumple el artículo 2 que demanda a los Estados adoptar medidas internas que tengan por finalidad otorgar la protección de los derechos reconocidos por la Convención Americana, particularmente el que obliga a “adecuar la legislación interna” a dicho mandato.

“Se divisa de manera indudable el incumplimiento de los Estados de la obligación de respetar y garantizar los derechos fundamentales, situación expresada por el artículo 1.1 de la Convención Americana”, señalaron durante la presentación.

“Como es sabido, la violación de cualquiera de los derechos de la Convención implica de parte del Estado infractor un incumplimiento que se refleja, por un lado, en el hecho de presentar una actitud pasiva e indiferente en el reconocimiento de los derechos y, por otro, en la promulgación de legislación y políticas públicas que desconocen la especial situación en que se encuentran ciertos grupos vulnerables y desvalidos de su sociedad”, puntualizaron.

Explicaron que dicha “vulnerabilidad” se traduce en que las parejas homosexuales de Bolivia,  Chile y Perú no tienen el mismos acceso que las heterosexuales a derechos constitucionales como los de seguridad social, salud,  vivienda, previsión y régimen patrimonial y de herencias.

Durante casi un año el Movilh realizó con el respaldo de la española Fundación Triángulo y de la chilena Corporación de Interés Público diversas gestiones ante la CIHD para que abordará por primera vez el tema de las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

A objeto de ampliar el debate, y no reducirlo sólo al plano chileno, el Movilh invitó al proceso a la Fundación Igualdad de Bolivia y al Centro de Promoción y Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos (Promsex) de Perú, en el entendido que “estos tres países tenemos un denominador común: la carencia de toda protección social y jurídica igualitaria para parejas compuestas por lesbianas, gays, bisexuales o transexuales”.

Tras una presentación conjunta formulada vía correo y coordinada desde Chile, la CIHD aceptó la demanda y abordó el tema, marcando un hito en esta materia.

El Movilh apuntó, por último, que nada de esto derivaría en este inicial avance sin el desinteresado apoyo de la Fundación Triángulo, la cual ha desarrollado el más amplio trabajo de apoyo a grupos pares de nuestra región, posibilitó la participación de Chile en Washington.

“Tampoco esto sería posible sin la asesoría técnica de la Corporación de Interés Público, instancia que tras diversos estudios y análisis de la realidad ilena, peruana, y boliviana, redactó junto a nosotros un sólido documento que convenció a la CIDH para recibirnos”, dijeron.

“Esperamos ahora que esta instancia asuma de alguna manera nuestras humanas demandas, lo que no es fácil, pues reconocieron estar atrasados en esta área.”, finalizaron los voceros de Movilh.

You must be logged in to post a comment Login