La cruz con el cuerpo — Un símbolo profundamente anticristiano

Immigrants in the Military cover 110909.indd

«¡Una sentencia ejemplar para todos los países de Europa!». Con estas

palabras Alfred Schulte, en nombre de los /Cristianos Libres por el Cristo del

Sermón de la Montaña en todas las culturas de todo el mundo,/ expresó su

complacencia ante la sentencia del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos

sobre la presencia de los crucifijos en las aulas en Italia. El Tribunal dio la

razón a una italiana que quería evitar que sus hijos se vieran confrontados con

el crucifijo en el aula escolar. Hacer una clara diferenciación entre el Estado

y la Iglesia –según las palabras del Sr. Schulte–, es un deber que está en la

línea de Jesús de Nazaret, quien dijo: «Dad al césar lo que del césar y a Dios

lo que es de Dios».

«Precisamente como cristianos que tomamos en serio el legado espiritual del

Nazareno, tenemos plena comprensión por los conciudadanos de muchos países

europeos que se escandalizan ante la representación ensalzadora de la violencia

de una persona torturada y cruelmente matada, especialmente si se confronta a

los niños con ello», declaró el mismo Sr. Schulte. «Entre los primeros

cristianos tales representaciones eran totalmente desconocidas. Incluso en el

tercer siglo d. C. un cristiano de los primeros tiempos llamado Minucius Felix

escribió: “Tampoco rezamos a las cruces ni deseamos hacerlo”. Si en

su lugar se hubiera utilizado el símbolo del cristianismo originario, una

sencilla cruz de madera sin el cuerpo, posiblemente el conflicto ni siquiera

hubiera surgido».

Agregó además que la representación plástica del cuerpo crucificado no

simboliza precisamente la victoria sobre el sufrimiento y la muerte de Jesús,

el Cristo, sino que más bien eterniza de forma macabra Su aparente derrota ante

las fuerzas de las tinieblas. «El hombre muerto en la cruz ya no puede decir

nada –y esto le viene muy bien a los sacerdotes que no sólo lo crucificaron

sino que además han transformado por completo Su enseñanza convirtiéndola en

todo lo contrario. Por ello hemos llevado a los tribunales un requerimiento

contra la Iglesia vaticana y la luterana, que dice que ¡éstas no deben seguir

llamándose cristianas!».

En la demanda de los Cristianos Libres contra la Iglesia vaticana alemana (que

se puede leer en la Web: www.cristo-o-iglesia.de <http://www.cristo-o-iglesia.de/>)

se dirigen, entre otras cosas, las siguientes palabras a los obispos alemanes:

«/A diario clavan a Jesús, el Cristo, de nuevo en la cruz, porque hacen lo

contrario de lo que Él quiso. Y después lo llevan a rastras como al hombre

muerto en la cruz –a ÉL, que en realidad ya ha resucitado–, en procesión

triunfal por las calles, como a un trofeo que han capturado»./
Matthias Holzbauer

/[email protected]/

You must be logged in to post a comment Login