Estrellas gemelas con poco en común

 

Washington, D.C. (Conciencianews) – Astrónomos suponían que las estrellas

nacidas al mismo tiempo, bajo la misma nube de gas madre y con la misma masa,

deberían tener –al igual que los gemelos humanos—las mismas propiedades

físicas. Sin embargo, recientemente se descubrió que no es así.

Fue el cielo de

Chile el que le permitió a Keivan Stassun, de la Universidad Vanderbilt, en

Tennessee, encontrar dos estrellas gemelas, compararlas y descubrir que, a

pesar de ser similares, también eran completamente diferentes.

Hace dos

años  Stassun viajó a Chile en la búsqueda de nuevas estrellas y fue allí

donde, con la ayuda de científicos de este país y el uso de telescopios

profesionales, pudo desmentir la tesis que se tenía sobre este tipo de

estrellas.

Las estrellas que

identificó estaban juntas la una a la otra y particularmente en un sistema de

eclipse. Estas estrellas orbitan periódicamente una frente a la otra, lo que

bloquea regularmente la luminosidad de su compañera, en relación a la

perspectiva visual desde la Tierra.

“Una pasa

enfrente de la otra, pasa alrededor, y luego la otra  hace lo mismo; fue

así que pudimos realmente medir todos los fundamentos y propiedades de estas

estrellas”, dijo Stassun.

Las estrellas

gemelas en la nebulosa de Orión están ubicada a 1,500 años luz de la Tierra y

tienen una luminosidad y temperaturas muy diferentes entre sí. Una de las

gemelas parece que se ha desarrollado menos que su hermana, ambas también

conocidas como “Par 1802”.

Pero hay más

diferencias. Una de las estrellas podría ser 50 por ciento más brillante que la

otra; incluso se cree que una es 10 por ciento más grande que la otra. Según

los astrónomos, una de las estrellas se pudo haber formado unos 500,000 años

antes que la otra; (es decir, en la escala humana, como medio día de nacimiento

de diferencia ente gemelos).

Mediante el

análisis de las características de las estrellas, se pudo medir su tamaño,

peso, temperatura y luminosidad. Este descubrimiento es importante para los

científicos porque les permite identificar cómo nacen y evolucionan las

estrellas y de ello depende saber con más claridad las medidas que tienen.

“Es como saber

cómo los seres humanos crecieron y evolucionaron. Antes de hacer algún estudio,

se necesita saber cuáles son las medidas de la gente, cuánto pesa, qué tan

rápido crece, todo sobre ellos”, dijo Stassun. 

Stassun asegura

que así como en los humanos el ADN permite la recopilación de toda su

información, en el caso de las estrellas el factor clave es el peso. “Para la

mayoría de estrellas que hay afuera, es casi imposible medirlas. Casi

imposible”.

Al realizar este

estudio, los investigadores buscaron asociaciones entre las estrellas.

“Creeríamos que

dos estrellas que pesan lo mismo serían similares en todo. El descubrimiento y

sorpresa fue que estas estrellas que pesan lo mismo, como si tuvieran el mismo

ADN, son muy diferentes en todo lo demás: diferente temperatura, lucidez,

diferentes medidas”, agregó Stassun.  

Para identificar

las estrellas, Stassun viajó a Chile, donde el cielo es bajo y en consecuencia

se pueden identificar mejor este tipo de estrellas. La Universidad de

Vanderbilt colabora y trabaja en proyectos astronómicos con el gobierno de este

país.

Stassun asegura

que la manera en que se miden las estrellas en la actualidad ha provocado un

cambio en las investigaciones astronómicas; la tecnología e información

adicional hace que se generen nuevas maneras de cómo  hacer los estudios.

“Creo que ahora

la manera en que se realizan los estudios astronómicos está modernizándose y

hay que lidiar con muchísima información, como las medidas de las estrellas. En

el pasado eso no se hacía; se analizaba una estrella nada más”, concluyó.

You must be logged in to post a comment Login