Los latinos e inmigrantes son los más vulnerables a la explotación laboral

Washington, DC – Un extenso estudio

de trabajadores en Nueva York, Los Ángeles y Chicago investigó las violaciones

a los salarios mínimos y al pago en horas extras de trabajo. La investigación

destaca que los obreros latinos tienen el mayor nivel de violaciones al salario

mínimo y horas extras comparado a cualquier otro grupo étnico. El Departamento

del Trabajo (DOL) se comprometió a emplear a 250 nuevos inspectores para

asegurar la aplicación de varias leyes y regulaciones laborales que protegen a

los trabajadores. El Consejo Laboral para el Avance del Trabajador

Latinoamericano (LCLAA) impulsará la educación y la movilización de sus líderes y capítulos

locales para investigar el robo salarial en varias ciudades y abogar contra

esta práctica a nivel local y nacional. 

El estudio incluyo a 4,387 trabajadores

en varias industrias con salario mínimo y se descubrió que los trabajadores

tenían una pérdida de un 15 por ciento en el salario en general. Igualmente se

descubrió que la raza, género y estatus migratorio juegan un papel importante

para determinar los grupos que tienden a tener un mayor riesgo de violaciones

laborales. Los trabajadores inmigrantes enfrentan la mayor violación del

estándar legal de salarios mínimos a un nivel de 35.1 por ciento en comparación

con el 10.1 por ciento de sus colegas blancos.

Y esto es peor para las mujeres,

las latinas han sido víctimas de violación al salario mínimo en un 40 por

ciento, en comparación con un 24 por ciento para todos los latinos. La

incidencia mayor de estas violaciones ocurrió entre obreros indocumentados (37

por ciento) comparada al 25.7 por ciento de obreros documentados. El problema

es aun más serio en las violaciones a pagar adecuadamente las horas extras de

trabajo y se dan en un 80 por ciento de los inmigrantes (documentados e

indocumentados) y en un 79 por ciento de los latinos.  Aunque los abusos son más frecuentes entre

los hispanos y los inmigrantes, las víctimas de robo salarial se encuentran en

cualquier etnia o identidad y esta realidad no aplica solamente a las ciudades

en las que se enfocó el estudio y con gran porcentaje de latinos: Nueva York

(27%), Chicago (26%) y Los Ángeles (47%).

“Aunque los latinos e inmigrantes están más

expuestos al robo salarial, todos los trabajadores estan en riesgo de ser

víctimas de esta práctica. Es importante aplicar las leyes laborales por igual

para poder unir a los obreros y poder negociar colectivamente sus derechos

laborales.  Los sindicatos tienen la

habilidad de reinstalar un balance sano y justo al trabajo. La propuesta de ley

de Libre Elección para el Empleado (EFCA por sus siglas en inglés) es central

para crear una legislación que mejorará las condiciones de las familias

trabajadoras y permitirá que los trabajadores se puedan formar y afiliarse a un

sindicato sin miedo a ser despedidos,“ señaló Milton Rosado, Presidente

Nacional de LCLAA.

“El robo salarial y

otras medidas que violentan las leyes laborales aumentarán a través del país si

los trabajadores siguen siendo desprotegidos. La aplicación de las leyes es

clave para que los trabajadores puedan defender sus derechos en el lugar de

trabajo.  La aprobación de EFCA es

importante pero también necesitamos una reforma de nuestras leyes migratorias

hasta crear un plan justo y humano que no permita que se sigan violando los

derechos humanos y laborales de todo trabajador, cómo lo permite el sistema

actual,” declaró Yanira

Merino, Directora de Inmigración del Sindicato Internacional de Obreros de

Norte América (LiUNA por sus siglas en inglés) y miembro de la Junta Ejecutiva

de LCLAA.

“El robo salarial es un crimen serio y en la ciudad de

Nueva York, con frecuencia vemos casos de explotación laboral y medidas por

empleadores astutos que buscan evadir la ley laboral.  Tenemos trabajadores a quienes les entregaron

sus cheques y el empleador pidió que los hicieran en efectivo y después,  que devolvieran parte de sus ganancias.  Queremos informar a los trabajadores que

lucharemos por sus derechos y la justicia en el trabajo sin importar si son

miembros de un sindicato o no.  Si piensa

que su empleador ha violado sus derechos laborales comuníquese con LIUNA  en Nueva York llamando al 212-465-7965,”indicó John Delgado, Representante del local 79 del

sindicato LiUNA en Nueva York y miembro de la Junta Ejecutiva de LCLAA.

Los inmigrantes documentados al

igual que los indocumentados son mucho más propensos a ser víctimas de

violaciones al pago de horas extras, ya que el 80 por ciento de los inmigrantes

encuestados reportaron haber sido afectados. “Esta discrepancia recalca la importancia de

impulsar una reforma migratoria justa y humana. 

LCLAA seguirá abogando para lograr una reforma de la ley laboral y la

ley migratoria. Mientras tanto, los trabajadores pueden llamar a la oficina nacional de

LCLAA al 202-508-6919 si desea comunicarse con sindicatos en la zona que usted

vive o trabaja,” dijo Héctor E. Sánchez, Director de Política e

Investigación de LCLAA.

You must be logged in to post a comment Login