La MLS USA tiene un nuevo campeón, el Real Salt Lake de Utah que se impuso a L.A. Galaxy por la via de los penales

Seattle, Washington (11/22/2009).– En un partido con todos los ingredientes de buen fútbol, desbordando grandes cantidades de adrenalina que dejó escapar esa hinchada ‘azul y verde’  en la ciudad de Seattle que había invadido el estadio Qwest Field — casa de los Sounders–, la MLS cerró con broche de oro su campeonato 2009 estrenando un tremendísimo campéon, el Real Salt Lake de Utah.

Fue sin duda una sabrosa final emelesera que no puso ser opacada por un clima húmedo y frio con lluvia pertinaz. Fue una fiebre futbolera de domingo por la noche que hizo vibrar todo Saettle en un solo tiempo.

Hace mucho tiempo que no se disfrutaba con esa intencidad una final de torneo y que no hace mas que corroborar que en las tierras del Tio Sam se vive más que nunca esa deliciosa sensación que te inspira el rey de los deportes…El Fútbol.

Los dos protagonistas, el experimentado L.A. Galaxy con todo su ballet teniendo a nada menos que a Landon Donovan con su título bajo el brazo de mejor jugador de la MLS 2009 y llevando el compás con el ‘carilindo’ David Beckham que para nosotros es mas que nada eso porque de fútbol nos quedan serias dudas.

Por otro lado los del RSL el equipo benjamín de la liga con apenas temporadas que incluso habia clasificado a los playoffs con mucho susto pero que demostró gran capacidad de conjunto al dejar en el camino a nada menos que Columbus Crew y Chicago Fire y fue justamente esa su mejor arma para hacerse de la corona emelesera…

Un equipo compacto sin “rutilantes” estrellas pero jugando con solidez, en bloques y librando batallas en cada pulgada del gramado.

Pero se equivocaron muchos, RSL tenía lo suyo, aparte de su sincronizado juego de conjunto fue nada menos ese toque de sabor latino que impusieron los argentinos Javier Morales y Fabián Espíndola junto al colombiano Jamison Olave.

Lo que definitivamente jugó un partido aparte fue la hinchada de los Souders dueños de casa que hicieron suyas más de 25,000 localidades en el Qwest Field que impidió a los Galácticos copar todo con su jugador #12, Seattle le dijo ‘NO’ a Galaxy.

No era para menos ya que en casa de los Sounders brilla haciendo golazos a ritmo de cumbia colombiana Freddy Montero lo que significó un ingrediente aparte para los dos “pibes” argentinos de las lineas ‘Realistas’.

Qué duda cabe, una final con buen toque futbolero y con buena dósis de pinceladas latinas. Lo cierto es que todas las 14 finales emeleseras siempre tiene ese toque latino que las abrillanta un tanto más a excepcion de esa final del 2007 donde Dynamo de Houston y New England Revolution lo único que trajeron de latino al RFK washingtoniano fueron las barras, especialmente la marea naranja del Houston. Final obviamente aburrida dicho con todo aprecio.

“Los dos mejores momentos de esta final de la MLS 2009 fueron –para mi–, claramente apreciados en los momentos inciales del partido y en las tandas de los penales finales” nos dijo Martín Fernández colega fotógrafo que virtualmente ha cubriendo las 14 finales de la MLS.

“Gratamente me sorprendió ver el Qwest Field topado de hinchas de verde y azul cuando este salió al campo de juego antes de que se inice el partido para un breve homenaje, los 46,011 aficionados remecieron la ciudad con sus gritos ensordecedores de apoyo, y con cantos de “Seattle – Sounders”, nos dijo Martín

“Era una atmósfera envidia de todo otro equipo de la MLS. Lo que existe en esta ciudad sin duda alguna es rival a cualquier local Europeo, o global, donde se practica el juego bonito” subrayó Fernández.

“El segundo, gran momento que puedo destacar fue en los tiros penales. Landon Donovan, nada menos que el mejor jugador de la MLS y de los Estados Unidos en el 2009 se perfila para su remate y lo falla, dándole la ventaja parcial al RSL…

Allí todo el estadio se enciende y el protagonista –y subsecuente jugador mas valioso del partido–, Nick Rimando, decidió el partido con dos contundentes atajadas frente a los artilleros del LA Galaxy” sentenció Martín.

“Grande Rimando –ex DC United que lo dejaron ir con mucha pena y poca gloria– fue el héroe de la jornada y nos puso a delirar en esa gran fiesta futbolera en la ciudada de Seattle” finalizó Fernández.

El partido y una nueva historia escrita

Final inédita y con un campeón primerizo. El Real Salt Lake logra la hazaña ante el Galaxy y se corona campeón de la MLS luego de 120 minutos de fútbol en Seattle, tras tanda de penales.
Robbie Russell con su anotación final, le dio a los Realistas de Utah su primer cetro, luego dejar en camino al Columbus Crew y al Chicago Fire.

L.A. Galaxy llegó a Seattle encendido y decidido a buscar su tercer galardón en 14 temporadas y ya a los 5′ Edson Buddle cabeceaba un centro desviado del arco de Nick Rimando. Era el primer timbrazo galáctico.

Tres minutos después, David Beckham realizó dos saques de esquina consecutivos, que controló bien la zaga del RSL, bien comandada por Nat Borchers don además el colombiano Jamison Olave ponía la cuota de calma templada.

El Galaxy no daba respiro y aceleró un tanto, a los 14′, aparece la primera cartulina amarilla sobre Will Johnson, que le dio un buen carretillazo a Donovan, porque se le escapaba en ruta al gol sobre la portería de Rimando.

El Real esperaba  calmo y se puso a desgastar a Galaxy abriendo la cancha y tratando de rotarla en el medio sector.

Al 21’, el argentino Javier Morales choca con Beckham y tuvo que abandonar con pesadumbre el terreno, más le dolía el alma que la rodilla. En su lugar ingresó el veterano de las mil batallas, Clint Mathis.

Al Real Salt Lake las cosas se les complicaron, pero por allí puso el entusiamo Robbie Findlay que con su velocidad, encontró un hueco un minuto después y puso en apuros al Galaxy. Real Salt Lake remontaba y estaba dispuesto a no sucumbir dejando todo en el gramado.

La respuesta no tardó y en contragolpe luego convertido en tiro de esquina, el México-americano Omar González tuvo en sus botines la apertura, pero la tiró a cualquier lado ante la salida con achique perfecto de Nick Rimando.

Segundos después, Donovan envió la redonda a las graderias ante el asombro de los presentes. Un desperdició de goles increíble de los Galácticos.

El primer campanazo

A los 35’, sale a relucir el buen momento futbolístico por el que está pasando Donovan, tocó en punto de pólvora un disparo cruzado a Mike McGee y que este la fallaba de forma infantil ante el guardavallas “rojiazul” que pasó rozando el poste del arco que defendía Rimando.

A los 39’ le mostraron otra amarilla para Chris Birchill del Galaxy, por una ácida falta sobre Clint Mathis. Este ingresó de emergencia por un enfermo Dema Kovalenko, que lucía desesperado y demacrado en la banca.

A los 41’, se dio lo inevitable. El Galaxy abrió el marcador por intermedio de Mike McGee, que cerró una pinza luego de una hilvanada jugada en pared entre Beckham y Donovan.

Era el 1-0 de pronto justo para un  Galaxy que había manejado los tiempos y los apretones más incisivamente. RSL no habiá podido controlar su temple y no lograban hilvanar con seguridad.

En el segundo tiempo el velóz Robbie Findlay pusó las cosas claras en el partido y con un zurdazo rasante sorprendió al cancerbero Galáctico Donovan Ricketts al que se le escabulló la pelota por debajo del cuerpo.

Tres minutos después Ricketts es cambiado ‘dizque lesionado’, para ser reemplazado por Josh Saunders.

Galaxy se fue al fondo pero ‘Los Realistas’ rearmados e inspirados se pararon con señorío de ‘Grande’ atrás, y Galaxy no encontró la fórmula para el gol aunque dando batalla fuerte.

Ambos escuadras intentaron de todo, al contragolpe, por las bandas pero las piernas ya no les alcanzaron.

Fin de fiesta y el título quedaría en los botínes de los encargados de ejecutar los penales. La suerte y el título estaba en la calidad y la tranquilidad (de la poca que quedaba) de su mejores ejecutores de penales.

El primero fue Beckham, quien anotó con un potente derechazo. Siguió Clint Mathis, que acertó con la derecha sin problemas.

Berhalter disparó para el Galaxy y anotó con la zurda. Robbie Findlay aseguró el propio, con un balazo al arco de Saunders.

Al tercer disparo del Galaxy llegó Kirovski, quien lo falló al fusilar a media altura, a las manos de Rimando. Un verdadero regalo del veterano.

Beckerman luego tomó el balón y Saunders lo barajó con calidad. El estadio estalló en júbilo, era un loquerío.
Donovan llegó para el cuarto, y ante los nervios, lo envió a la grada. ¡Increíble el disparo de Landon!

El cuarto de Real Salt Lake lo anotó Ned Grabavoy, con mucha sangre fría. El empate lo hizo McGee mientras Robbie Williams llegaba con todo en su espalda. Este lo falló y Saunders se convertía en héroe.

Al sexto tiro llegó Klein, que con un derechazo puso en ventaja al Galaxy. Con todo en contra se paró Wingert y anotó para emparejar el pleito. Al séptimo llegó Edson Buddle, y que el arco se lo negó como se intuia.

Justo y merecido título para una escuadra que al final del torneo soltó todo eso que en fútbol se llama sentimiento de ganador y amor propio. Un verdadero honor para el Real Salt Lake héroes de Utah.

Alineaciones:
Real Salt Lake: Nick Rimando, Robbie Russell, Nat Borchers, Jamison Olave, Chris Weingert, Andy Williams, Kyle Beckerman, Javier Morales, Will Johnson, Robbie Findlay y Yura Movsisyan.

L.A. Galaxy: Donovan Ricketts, Sean Franklin, Gregg Berhalter, Omar González, Todd Dunivant, David Beckham, Mike McGee, Chris Birchall, Jovan Kirovski, Edson Buddle y Landon Donovan.

 – Con Notas de la MLS

You must be logged in to post a comment Login