Reid: nuestra reforma de seguro médico respeta la vida

El líder de la mayoría demócrata del Senado Harry Reid hizo las siguientes declaraciones en el Senado con respecto a la enmienda del Senador por Nebraska Ben Nelson al proyecto de ley para la Protección del Paciente y el Cuidado Médicos Económico. La enmienda fue derrotada en el Senado, pero una similar fue aprobada en la Cámara de Representantes, A continuación, apartes de su discurso preparado:

“Este año hubo 45.000 funerales en los Estados Unidos que fueron un poco diferentes del resto. Hubo muchas lágrimas, como en todos los funerales. Como sabemos los que hemos pasado por esta experiencia, muchos seres queridos fueron abrumados por la tristeza. Pero una de las grandes tragedias es que estos funerales— 900 a la semana— eran para personas que habían muerto como resultado directo de no tener seguro médico.

“Esa cifra causa nauseas y ni siquiera incluye a aquellas personas quienes tenían seguro de salud, pero murieron de todas formas porque sus necesidades más básicas no fueron cubiertas.

“Esta es la razón por la que estamos en este proceso. ¿Cuántos ciudadanos en cada uno de nuestros estados no han caído en la bancarrota a raíz de nuestro enfermizo sector de la salud? ¿Cuántos no han tenido que escoger entre la quimioterapia de su madre o la matrícula universitaria de sus hija? ¿Cuántos no han tenido que trabajar dos o tres empleos para poderle dar de comer a su familia— a la cual no pueden ver— a raíz de un accidente o la enfermedad que algún ejecutivo en una aseguradora ha decidido clasificar como una condición pre-existente?

“Esa es la razón por la que estamos insistiendo tanto en darle la posibilidad a todos los estadounidenses para que puedan tener un buen plan de salud. Esa es la razón por la que no podemos aceptar el ‘no’ como respuesta y la razón por la que no vamos a defraudar a los estadounidenses.

“Como saben muchos de Uds., a través de los últimos 28 años— tanto como miembro de la Cámara de Representantes, después como miembro del Senado y ahora como Líder de la Mayoría— he votado consistentemente en contra del aborto.

“Para mí esto no tiene nada que ver con el partidismo ni las encuestas. Para mí esto es una razón de consciencia.

“Tal vez yo no vocifere tanto sobre este tema, pero eso no hace a mis creencias menos firmes. Y sí, estoy opuesto al aborto, pero eso no significa que esté opuesto a buscar un punto de consenso en nombre del bien universal.

“Mi creencia en la santidad de la vida es la razón por la cual he votado repetidas veces en contra de usar fondos federales para financiar los abortos dentro de los planes de salud para empleados federales, y por la cual repetidamente he votado en contra de permitir los abortos en instalaciones federales.

“Y también he podido trabajar con mis colegas en la izquierda y la derecha en busca del consenso. He trabajado con senadores quienes son pro-vida como yo y con aquellos que apoyan el derecho a escoger.

“Un ejemplo ha sido la lucha para reducir la cantidad de embarazos no planeados. La mitad de los embarazos en los Estados Unidos no son planeados y de esos, casi la mitad terminan en un aborto.

“Yo he trabajado para frenar este problema antes que comience siquiera. En 1997, la Senadora Olympia Snowe y yo comenzamos el primer intento de muchos para mejorar el acceso a los anticonceptivos. Buscamos que los seguros trataran a los anticonceptivos de la misma forma en que se tratan otras medicinas recetadas. Esa es una meta en la que tanto republicanos y demócratas están de acuerdo.

“En esa área y muchas otras, el proyecto de ley que estamos discutiendo hoy es bueno y es claro.

“La enmienda que tenemos hoy frente a nosotros, presentada por el Senador Nelson de Nebraska, haría cambios bastante drásticos en la ley vigente. Esa dice que ni un centavo de los contribuyentes puede ser utilizado para un aborto. Hay pocas— pero muy serias— excepciones: cuando la vida de la madre peligra, o cuando el embarazo es resultado de un incesto o violación. Esta ley se llama la Enmienda Hyde, y ha estado en vigencia desde 1976.

“Cuando redactamos este proyecto de ley para reformar a los seguros de salud, trabajamos muy duro para encontrar un término medio entre los que se oponen y los que están a favor del aborto. Por fin decidimos simplemente no modificar la ley de como existe actualmente. De paso quiero reiterar que el proyecto de ley, como está escrito hasta el momento, dice que ningún plan de seguros dentro del nuevo mercado que vamos a crear— sea público o privado— podrá utilizar dineros federales para cubrir los abortos, a menos que sea bajo las excepciones que la ley actual contempla.

“Eso no es todo: el proyecto de ley también segrega dineros públicos de dineros federales, para asegurarnos que esto no ocurra.

“Si un médico no cree correcto hacer un aborto, ella o él pueden decir que no. Organizaciones de salud tales como las católicas— la entidad sin ánimo de lucro más grande en el sector salud del país, después del gobierno— no perderán su derecho de negarse a practicar los abortos.

“Este proyecto de ley no expande ni restringe el acceso al aborto. ¿Por qué? Porque este proyecto de ley se trata de acceso al cuidado de salud, no el acceso al aborto.

“Tengo un respeto profundo por el Senador Ben Nelson. Sus férreas creencias están arraigadas en sus valores personales. Es un caballero.

“Pero como mencioné, el proyecto de ley bajo discusión no afecta la ley actual. Sin embargo, la enmienda frente a nosotros sí la alteraría.

“Nadie debe utilizar este proyecto de ley para expandir o prevenir el aborto. Nadie debería utilizar el tema del aborto para robarle a millones la oportunidad de tener un buen cuidado de salud.

“Este no es el lugar apropiado para este debate. Tenemos que seguir avanzando con el tema por la que estamos convocados en este recinto.

“Con este proyecto de ley, casi todos los estadounidenses podrán acceder al cuidado que necesitan para mantenerse saludables o cuidar a un ser querido. Este proyecto respeta la vida.

“Aquellos que padecen de una enfermedad; quienes son víctimas de un accidente; o los que son discapacitados, ya no tendrán que escuchar a un funcionario de una aseguradora decirles que quedan a su suerte. Este proyecto de ley respeta la vida.

“Este proyecto de ley reconoce que el cuidado de la salud es un derecho humano. Este proyecto respeta la vida.

“La razón por la que me opongo al aborto y la razón por la que apoyo este proyecto de ley es la misma: respeto la santidad de la vida.

“Si de verdad respetamos la vida en este país— si de verdad valoramos la vida de todos los estadounidenses— no podemos darles la espalda a las 14.000 personas quienes pierden su cobertura cada día, de cada semana del año— sin importar si es fin de semana.

“Por eso no le daré mi apoyo a ningún intento que socave a este histórico proyecto de ley”.

You must be logged in to post a comment Login