Republicanos critican a Obama sobre Copenhague

La representante republicana Marsha Blackburn Miller (R-TN) criticó al presidente Barack Obama por el tema del cambio climático.

“Si el presidente Obama se sale con la suya, la conferencia de Copenhague producirá límites obligatorios a las emisiones que destruirán millones de empleos estadounidenses y perjudicarán nuestra competitividad económica durante las próximas décadas”, afirmó.

En mensaje semanal de los republicanos, la congresista Blackburn dijo que la participación de la administración de Obama en la Cumbre del cambio climático en Copenhague “puede causar un impuesto nacional a la energía (conocido como el sistema “cap and tax”) que destruirá millones de trabajos estadounidenses”.

La legisladora, que integra el comité de energía y comercio de la Cámara de Representantes, viajará a Copenhague la próxima semana.

En el discurso radial, Blackburn destacó las propuestas republicanas para crear empleos, ayudar las familias con los presupuestos de su hogar y limpiar nuestro medio ambiente con una estratega energética.

A continuación el texto del discurso de la congresista Blackburn:

“Saludos. Les habla la congresista Marsha Blackburn, y tengo el gran honor de representar al Séptimo Distrito de Tennessee.

“La próxima semana, varios congresistas republicanos de la Cámara de Representantes iremos a Copenhague, la capital de Dinamarca, donde diplomáticos y políticos de todo el mundo están reunidos para intentar a llegar a un acuerdo internacional sobre el cambio climático, bajo el auspicio de la ONU.

“Si el Presidente Obama se sale con la suya, la conferencia de Copenhague producirá límites obligatorios a las emisiones que destruirán millones de empleos estadounidenses y perjudicarán nuestra competitividad económica durante las próximas décadas.

“Para cumplir con este acuerdo auspiciado por la ONU, los demócratas de Washington desean imponer un impuesto nacional a la energía, denominado el sistema “cap and trade,” una pesadilla burocrática que hará que los hogares, las pequeñas empresas y fincas familiares paguen precios más altos por electricidad, gasolina, comida y prácticamente todos los productos hechos en Estados Unidos. Esta ley actualmente está siendo considerada en el Senado, después de ser aprobada en la Cámara de Representantes en junio.

“El mismo Presidente Obama ha dicho que, como resultado de este impuesto nacional a la energía, los precios de la electricidad, y cito, “se dispararán necesariamente”. Su propio Departamento de Energía ha determinado que se perderán millones de empleos. Como los demócratas del Congreso no lograron producir una ley de ‘cap and trade’ para someterla a promulgación antes de la Cumbre de Copenhague, el Presidente Obama tomó una medida unilateral esta semana para abrumar a las familias y pequeñas empresas con más normas en nombre de la lucha contra el calentamiento del planeta. El lunes, la directora de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Lisa Jackson, nombrada por el Presidente, declaró formalmente que el anhídrido carbónico es peligroso para las personas y empezó a planear formas de sancionar a las industrias por emitir carbono. Mi proyecto de ley H.R. 391 detendrá a la EPA.

“Sólo piensen lo que pasará con las pequeñas empresas y fábricas cuando tengan que pagar estas cuentas de energía exorbitantes, especialmente cuando países como India y China no han acordado a ceñirse a estos límites obligatorios a las emisiones. En vista de que los estadounidenses ya están lidiando con desempleo de dos dígitos, no hay peor momento para desarmar unilateralmente a nuestros generadores de empleo y crecimiento económico.

“De hecho, las pequeñas empresas ya están sintiendo la presión y se están absteniendo de contratar ante la posibilidad de este impuesto nacional a la energía, la toma de control por el gobierno del sistema de salud y otras costosas medidas políticas que los demócratas tienen planeadas. El Presidente Obama, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y los demócratas no tocarán estos temas en Copenhague, pero los republicanos sí lo harán.

“El escándalo Climagate también está ausente de la discusión en Copenhague. Recientes mensajes electrónicos obtenidos clandestinamente revelan que los científicos del clima tienen una larga trayectoria de manipulación de datos para esconder la evidencia científica que contradice al sistema que respalda el calentamiento global. ¿Y por qué? Para presionar a los ciudadanos y legisladores con el fin de que respalden estratagemas que eliminan empleos como los impuestos a la energía. Este escándalo plantea preguntas serias sobre los planes de control del clima por los demócratas, preguntas que merecen una investigación transparente, no un juicio apresurado por los burócratas en Copenhague.

“Los republicanos están totalmente a favor de agua pura, aire puro y energía no contaminante. Simplemente pensamos que no tenemos que hacer que la gente pague impuestos hasta el punto de perder hasta la camisa, sólo para cumplir un objetivo. Por eso hemos propuesto una estrategia energética que contempla todas las posibles soluciones y dice: pongamos todas las opciones de energía que sean limpias y responsable sobre la mesa para que podamos generar empleo, reducir la presión sobre los presupuestos familiares y descontaminar el medio ambiente.

“Ésta es una de varias soluciones con sentido común que los republicanos han propuesto para ayudar a las familias y pequeñas empresas, mientras que los demócratas continúan recurriendo a más gastos, más leyes y más gobierno para tratar de resolver todos los problemas.

“Nada resume esto mejor que el endeudamiento y gasto de un billón de dólares de ‘estímulo’ que no ha logrado generar empleos “inmediatamente” ni mantener el desempleo por debajo de ocho por ciento, como prometieron. En vez, más de tres millones de estadounidenses han perdido su trabajo, y el desempleo ha llegado a los dos dígitos.

“A pesar de haber tenido la oportunidad de probar un nuevo estratega, el Presidente Obama propuso más del mismo gasto de “estímulo” pagado con dinero prestado de nuestros hijos y nietos.

“Es hora de que Washington aprenda las difíciles lecciones que las familias ya aprendieron: que endeudarse más sólo restringe la libertad, y que gastar por encima del dinero que se tiene no es un buen plan para lograr prosperidad. Sólo los republicanos han propuesto un plan fiscalmente responsable para ayudar a las familias y pequeñas empresas a superar esta crisis económica y volver a una situación solvente.

“Gracias por escuchar”.

You must be logged in to post a comment Login