John de Salisbury: filósofo y teólogo inglés

CIUDAD DEL VATICANO (VIS).-Benedicto XVI dedicó la catequesis de la audiencia general de los miércoles a John de Salisbury, filósofo y teólogo nacido en Inglaterra a principios del siglo XII.

Educado entre París y Chartres, John de Salisbury, fue consejero de los distintos prelados de la sede de Canterbury, de los que puso a disposición sus amplios conocimientos y dotes diplomáticas. Uno de ellos fue Santo Tomás Beckett, a quien siguió en su exilio a Francia, cuando el arzobispo se contrapuso al rey Enrique II que quería reafirmar su autoridad sobre la Iglesia, limitando así su libertad. Ya anciano fue elegido obispo de Chartres donde permaneció hasta su muerte en 1180.

El Papa citó las dos obras fundamentales de John de Salisbury, el “Metaloghicón” (En defensa de la lógica) y el Polycráticus (El hombre que gobierna). En la primera el filósofo escribe que “el creyente y el teólogo que profundizan en el tesoro de la fe se abren también a un saber práctico que guía las acciones cotidianas, es decir a las leyes morales y al ejercicio de las virtudes”.

La tesis central del Polycraticus, es la de que “hay una verdad objetiva e inmutable cuya origen reside en Dios, accesible a la razón humana y que atañe a la acción práctica y social. Se trata de un derecho natural en el que deben inspirarse las leyes humanas y las autoridades políticas y religiosas para promover el bien común”. Esa ley natural se caracteriza por una propiedad que el filósofo “llama “equidad”, es decir la atribución a cada persona de sus derechos. De ella se derivan preceptos que son legítimos para todos los pueblos y que no pueden ser abrogados en ningún caso” .

Benedicto XVI observó que el tema de la relación entre ley natural y ordenamiento jurídico-positivo, teniendo en cuenta la equidad, conserva su vigencia. “Efectivamente en nuestra época, sobre todo en algunos países -dijo- asistimos a una separación preocupante entre la razón, que tiene la tarea de descubrir los valores éticos ligados a la dignidad de la persona humana y la libertad que tiene la responsabilidad de acogerlos y promoverlos”.

“Quizás John de Salisbury nos recordaría hoy que son conformes a la equidad solo aquellas leyes que tutelan el carácter sagrado de la vida humana y rechazan la licitud del aborto, de la eutanasia y de los desenvueltos experimentos genéticos, aquellas leyes que respetan la dignidad del matrimonio entre el hombre y la mujer, que se inspiran en una correcta laicidad del Estado- laicidad que lleva aparejada siempre la salvaguardia de la libertad religiosa- y que defienden la subsidiaridad y la solidaridad en ámbito nacional e internacional”.

“Si no fuera así acabaría por instaurarse lo que John de Salisbury define como “tiranía del príncipe” o, como diríamos nosotros “la dictadura del relativismo”: un relativismo que como recordaba hace algunos años “no reconoce nada como definitivo y considera como última medida solo el propio yo y sus deseos”, concluyó el pontífice.

You must be logged in to post a comment Login