Los santos forman parte del presente y futuro de la Iglesia

Hablando de los santos, el Santo Padre puso de relieve que “no son representantes del pasado, sino que forman parte del presente y el futuro de la Iglesia y de la sociedad”. Su vida “pertenece a todas las regiones de la tierra” y se caracteriza por “su relación con el Señor (…) y un diálogo intenso con El”. Además, dijo, “en ellos resalta la continua búsqueda de la perfección evangélica, el rechazo de la mediocridad y la tendencia hacia la pertenencia total a Cristo”.

Benedicto XVI subrayó que “las principales etapas del reconocimiento de la santidad por parte de la Iglesia, es decir, la beatificación y la canonización, están unidas entre sí por un vínculo de gran coherencia. (…) La cercanía gradual a la “plenitud de la luz” emerge de modo singular en el paso de una etapa a otra”.

En el paso de la beatificación a la canonización, continuó, “se suceden hechos de gran vitalidad religiosa y cultural, en los que la invocación litúrgica, la devoción popular, la imitación de las virtudes, el estudio histórico y teológico, la atención a los “signos del alto” se entrelazan y se enriquecen recíprocamente. (…) El testimonio de los santos, resalta efectivamente y hace conocer aspectos aspectos siempre nuevos del mensaje evangélico”.

Haciendo referencia a las palabras del prefecto del dicasterio, el arzobispo Angelo Amato, en el saludo al inicio de la audiencia, el Papa afirmó que “en el itinerario para el reconocimiento de la santidad, emerge una riqueza espiritual y pastoral que implica a toda la comunidad cristiana. La santidad, es decir, la transfiguración de las personas y de las realidades humanas a imagen de Cristo resucitado -concluyó- representa el objetivo último del plan de salvación divina”.

You must be logged in to post a comment Login