Reforma migratoria en 2010

“Si tuvieras fe como un granito de mostaza… tú le dirías a la montaña: muévete”.


La conocida canción religiosa se puede aplicar para que de una vez por todas, con acción y mucha fe, se mueva esa montaña de obstáculos y excusas para dar paso a la legalización de millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.


Las cartas ya están sobre la mesa. Atos funcionarios del gobierno como las secretarias de Seguridad Interna, Janet Napolitano, y de Trabajo, Hilda Solís, y el secretario de Comercio, Gary Locke, han resaltado la importancia de que el Congreso apruebe una legislación que promulgue el presidente Barack Obama.


La Cámara de Representantes, por medio del legislador demócrata de Illinois, el puertorriqueño Luis Gutiérrez, ha presentado un proyecto de ley que debe conciliar diferencias con la propuesta en el Senado, que se espera que presenten en enero el demócrata Charles Schumer y el republicano Lindsey Graham.


El apoyo a una reforma migratoria ha unido a católicos, protestantes y evangélicos, empresarios y sindicatos así como a las minorías afroamericana, asiática e hispana. Se espera que demócratas y republicanos también muestren unidad, pese a las divisiones partidistas sobre la reforma de salud.


A pesar de las buenas intenciones, defensores de los inmigrantes criticaron la “mano dura” del gobierno de Estados Unidos este año, que busca demostrar el cumplimiento de las leyes y el control fronterizo.


Citaron como ejemplo el incremento en las detenciones, la expansión de los programas 287-g y “Comunidades Seguras” que permiten la cooperación de la policía con inmigración, el aumento de “auditorias” de empresas y la construcción de más centros de detención pertenecientes a corporaciones.


El movimiento pro-inmigrante no se ha cruzado de brazos. Más de 600 organizaciones han impulsado centenares de eventos e inscrito miles personas por medio de la red de tecnología móvil.


Asimismo, muchos participan a través de mensajes de texto escribiendo la palabra “justicia” al número 69866 para obtener las últimas noticias y actividades que promueve la organización “Reform Immigration FOR America”.


En el esfuerzo participan los jóvenes “soñadores” que apoyan el proyecto de ley “Dream Act” para la legalización de miles de estudiantes indocumentados que llegaron de pequeños a Estados Unidos y enfrentan numerosos obstáculos para acceder a estudios superiores debido a su estatus legal.


Cuatro jóvenes estudiantes anunciaron a partir del 1 de enero de 2010 emprenderán el “Camino de los sueños” que comenzará en Miami y terminará el 1 de mayo en Washington. Otros jóvenes realizarán el “Ayuno para nuestras familias” en una iglesia local, siguiendo el ejemplo de líderes como César Chávez, Martin Luther King y Gandhi.


“Ayunamos para fortalecer nuestro espíritu pero también porque estamos hambrientos por la justicia. Ayunamos porque creemos en una resistencia pacífica a nuestra opresión pero también entendemos que la resistencia es inevitable”, indicaron los jóvenes en su página electrónica www.swer.org.

MLUSAMLUSA

You must be logged in to post a comment Login