Castigada por “pegarle” al presidente

Teresa Gurza.

Me encantan los funcionarios del gobierno panista; dóciles hasta la abyección, cuando están en los cargos; y habladores, cuando son cesados.

Durante meses pedí explicaciones a los directivos de Notimex, sobre la no publicación de un artículo que escribí en enero del 2008 cuestionando al presidente Felipe Calderón, por no cumplir la ley que convirtió a Notimex en agencia del Estado Mexicano.

Respondieron que había instrucciones de no tocar el tema; por lo que mandé un mail al Presidente, informando lo sucedido.

Uno de sus secretarios me contestó que el Presidente lo había comisionado para investigar mi preocupación; agregando la importancia de la opinión ciudadana, bla, bla, bla…

Como el documento me llegó por correo postal, pensé que la presidencia no se había enterado que hay empresas que entregan la correspondencia en horas; y correos electrónicos que lo hacen en segundos, e insistí por internet.

Pero tras su paso diferentes escritorios para sellos y firmas, me enviaron otra vez a la antigüita, otro documento reiterativo que tardó semanas en llegar a Chile.

Estaba ya aburrida del carteo, cuando una reportera de Milenio entrevistó sobre el tema a un subsecretario de Gobernación, que pretendió que la censura se redujera a asunto económico y argumentó que eliminaron mi artículo, porque Notimex no me pagaba salario.

Omitió decir que me habían pedido no cobrar por un tiempo, “porque el congreso no había autorizado aumento en el presupuesto”.

No les creí porque más o menos sabía lo que el erario paga a los directivos; y como supuse que lo que querían era deshacerse de mí, decidí que debían hacerlo de frente y sin mentiras; y seguí enviando mis colaboraciones… y Notimex las siguió publicando completas.

Meses después, recibí una carta firmada por Alfonso Millares informándome que las debía suspender “temporalmente”.

Pregunté al entonces recién nombrado director de la agencia Sergio Uzeta, la razón para suprimirlas luego de 10 años de mandarlas.

Respondió que quitarían a todos los colaboradores para reestructurar la sección, con periodistas elegidos por los miembros del Consejo Editorial Consultivo.

El “temporalmente”, lleva más de un año; y ahora, a través de una bien documentada entrevista que hizo a Millares la subdirectora de la revista etcétera Ruth Esparza Carvajal, -publicada el 23 de diciembre pasado- pude ratificar lo que sospeché, porque el ex funcionario dijo:

“El año pasado (…), Sergio Uzeta me ordenó suspender a todos los editorialistas (…). Una de las razones fue porque Teresa Gurza, que es una periodista muy aguerrida, mandaba colaboraciones que le pegaban al Presidente o que le pegaban al Gobierno Federal, y era la más incómoda (…). Y para que no se viera que solamente era ella la que se iba, me pidieron que despidiera a todos y los tuve que despedir a todos a través de una carta”, detalló Millares.

Y respecto al famoso Consejo, añadió:

“El Consejo Editorial Consultivo no ve nada de lo que está pasando o si lo ve lo reserva y se lo calla (…). Un consejo editorial para eso está, para normar el equilibrio de la información. ¿Qué pasa con ese Consejo Editorial Consultivo?”, cuestiona el entrevistado.

“Pegarle al Presidente”, consistió en opinar de su gobierno.

Cosa que había hecho sin problemas en gobiernos priístas; malos sí, pero que nunca alardearon de ser presidentes del empleo, benefactores de la humanidad, inventores de la transparencia, promotores del bien común, o paradigmas del respeto a la libertad de expresión, como lo hace Calderón.

También escribí sin problemas en tiempos de Fox; pese a que según el criterio de Millares, le “pegué” bien y bonito.

En fin; me da pena que por quitarme a mí, hayan despedido a los demás; y dejado sin la sección de “Opinión”, a decenas de medios de provincia que dependen de Notimex para tenerla.

Espero los comentarios que sobre lo dicho por Millares, tengan el Presidente y Uzeta.

Y felicito a Rut y a Marco Levario Turcott, director de etcétera, por su labor en beneficio de los medios mexicanos y de los que trabajamos en ellos.

You must be logged in to post a comment Login