Seguir rezando por la unidad cristiana

En la catequesis de este miércoles, el Papa habló sobre la semana de oración por la unidad de los cristianos, que estamos celebrando estos días, y en la que se nos invita a rezar pidiendo al Señor, dijo, “por la unidad visible de todos los cristianos”, puesto que “es ante todo un don que viene de Dios”.

Del tema propuesto este año: “Vosotros sois testigos de todas estas cosas” Lc (24,48), “surgen -explicó- dos preguntas: ¿Qué son todas estas cosas?, y “cómo podemos ser testigos de todas estas cosas?”. La respuesta a la primera cuestión es: “el misterio de la Pasión y el don de la Resurrección”. (…) Conociendo a Cristo conocemos el rostro de Dios; (…) En Cristo, el Dios lejano se hace cercano”. Por lo que concierne a la segunda respuesta, “solo podemos ser testigos de Cristo (…) conociendo a Cristo personalmente, (…) encontrándolo realmente en nuestra vida de fe y así podemos contribuir a la novedad del mundo, a la vida eterna”.

Benedicto XVI subrayó que “el movimiento ecuménico moderno se ha desarrollado de manera notable, hasta convertirse en el último siglo en un elemento importante en la vida de la Iglesia. (…) No solo favorece las relaciones fraternas entre las Iglesias y las Comunidades eclesiales en respuesta al mandamiento del amor, (…) sino que estimula también la investigación teológica. Además, implica la vida concreta de las Iglesias y Comunidades eclesiales con temas que tocan la pastoral y la vida sacramental”.

“A partir del Concilio Vaticano II -continuó-, la Iglesia Católica ha establecido relaciones fraternas con todas las Iglesias de Oriente y las Comunidades eclesiales de Occidente, organizando con la mayor parte de ellas diálogos teológicos bilaterales, que han servido para alcanzar consensos sobre varias cuestiones, profundizando de esta manera los vínculos de comunión. En el año que acaba de transcurrir, los diferentes diálogos han obtenido resultados positivos”.

Refiriéndose en concreto al “estudio de un tema crucial en el diálogo entre católicos y ortodoxos: “El papel del obispo de Roma en la comunión de la Iglesia en el primer milenio”, cuya discusión “se extenderá al segundo milenio”, el Santo Padre recordó que había pedido oraciones a los católicos “por este diálogo delicado y esencial para todo el movimiento ecuménico”.

El Papa mencionó “entre los eventos centrales, la conmemoración del décimo aniversario de la Declaración conjunta sobre la doctrina de la justificación” (31 de octubre de 2009), y “la visita a Roma del arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, que mantuvo conversaciones sobre la particular situación en la que se halla la Comunión Anglicana. El compromiso común de seguir el diálogo es un signo positivo, que manifiesta la intensidad del deseo de la unidad, a pesar de todos los problemas que se oponen”.

“El trabajo ecuménico no es un proceso lineal; los problemas antiguos nacidos en otra época pierden su peso y en nuestro contexto nacen nuevos problemas y dificultades. Por eso, debemos estar siempre dispuestos a un proceso de purificación, en el que el Señor nos haga capaces de estar unidos”.

El Santo Padre concluyó pidiendo “la oración de todos por la compleja realidad ecuménica, por la promoción del diálogo y para que los cristianos puedan dar un nuevo testimonio común de fidelidad a Cristo ante nuestro mundo”.

You must be logged in to post a comment Login