Polémica por medidas contra canales en Venezuela

Las acciones del gobierno venezolano contra varios canales, incluyendo al opositor RCTV, por incumplimiento de las leyes generó el rechazo de varias entidades internacionales que consideran que perjudican la libertad de expresión en el país suramericano.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José Miguel Insulza, pidió a Venezuela que permita visita de una delegación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y de la relatora Especial para la Libertad de Expresión, Catalina Botero.

“Lamento la situación producida en la República Bolivariana de Venezuela relativa al retiro del aire de seis canales de televisión por cable”, dijo Insulza.

El Comisionado para los Asuntos de Venezuela de la CIDH, Paulo Sérgio Pinheiro, y Botero, manifestaron el domingo su “enérgico rechazo” al cierre de canales y solicitaron el reestablecimiento de las garantías de libertad de expresión y del debido proceso.

“Para que resulte legítimo el cierre de un medio de comunicación, es necesario que, previo el agotamiento de un debido proceso, un órgano estatal independiente e imparcial verifique que se cometió una falta claramente establecida en la ley, indicaron.

“Estas garantías mínimas del debido proceso no pueden ser soslayadas bajo el pretexto de que se trata de un canal de televisión por cable”, enfatizaron.

La ley venezolana considera como nacionales a 24 canales, de un total de más de 180, por lo cual requiere que transmitan discursos del presidente Hugo Chávez y otros mensajes del gobierno, lo cual rechazó RCTV porque se considera un medio internacional.

Para ser considerado internacional, el 70 por ciento de la programación de un canal debe tener espacios del extranjero, pero RCTV tiene más del 90 por ciento de programación local, de acuerdo con el gobierno.

El embajador venezolano ante la OEA, Roy Chaderton, dijo que la CIDH y su relatora para la libertad de expresión “emitieron un comunicado para complacer una vez más a los incurables golpistas, representantes de la dictadura mediática venezolana y de la ultraderecha interamericana”.

Pinheiro “es el mismo curioso personaje que en repetidas ocasiones ha banalizado las protestas diplomáticas venezolanas ante la descomposición creciente de la CIDH, señaló Chaderton.

Agregó que las protestas son causadas “en buena parte por la interferencia continua de una mafia de burócratas internacionales de los derechos humanos, promovida y financiada por la American University de Washington”.

Por su parte, la Embajada de Venezuela en Washington, indicó en un comunicado que no se trató de un cierre de canales sino de una “suspensión” y dijo que el portavoz del Departamento de Estado, Philip Crowley, “mintió cuando sugirió que un canal de televisión había sido cerrado”.

Informó que los canales nacionales deben transmitir el himno nacional, los discursos de Chávez y otros mensajes de interés público, pero que nunca se ha indicado que deben transmitir el programa semanal “Aló Presidente” como lo han sugerido algunos medios

Crowley dijo este lunes a reporteros que “consideramos que una prensa libre e independiente es un elemento vital en cualquier democracia. Y en cualquier momento que el gobierno cierre una red independiente, ese es un tema de preocupación”.

“Continuaremos expresando estas preocupaciones a cualquier gobierno, incluyendo al gobierno de Venezuela”, afirmó.

MLUSAMLUSA

You must be logged in to post a comment Login