¡Reciclar vale la pena!

Viviana Ávila Lindo

Durante los últimos años se ha despertado una conciencia ecológica; sin embargo, ésta sólo llega cuando se asume que la basura que producimos los seres humanos está acabando lentamente con el planeta. Se estima que en Estados Unidos, por ejemplo, una persona produce un promedio de dos kilogramos de basura cada día.

Nunca es tarde, por eso debemos comenzar por casa para darle un respiro al planeta y reciclar es el arma número uno para detener la muerte lenta a la que lo tenemos sometido.

El proceso de reciclaje consiste en reutilizar aquello que desechamos; sometiendo un producto que ya empleamos en una materia prima que podemos usar en el futuro como un nuevo producto. El principio básico de reciclar se basa en las tres erres: reducir, reutilizar y reciclar.

Reciclar en casa puede convertirse en un proceso divertido que estimulará a sus hijos y les creará una conciencia “verde” que seguramente les será muy útil.

Para empezar, busque el espacio adecuado en su casa para disponer los recipientes de basura o contenedores, uno deberá incluir aquellos residuos que pueden ser reutilizados como materia prima y el otro los que no.

Una buena idea, que puede convertirse en una actividad divertida, es pintar los recipientes de colores distintos para distinguirlos.

En uno de los contenedores puede depositar los residuos plásticos: frascos, envases, bolsas, etc. En el siguiente puede ir todo lo que sea cartón y papel, eso incluye el periódico, las revistas, el papel de regalo y hasta las cajas de cartón -que debe doblar para que ocupen el mínimo espacio posible-.

En un último contenedor puede desechar todo lo que sea vidrio y dejar el de uso corriente para los desechos que no se pueden reutilizar, como los residuos de comida.

Se preguntará si todo ese esfuerzo de separación en diferentes contenedores vale la pena.

La respuesta es sí. Reciclar ayuda a disminuir la contaminación, evita la deforestación de árboles, ahorra energía y hace más fácil la recolección de basura.

Piense en que con una tonelada de vidrio que se recicle se reduce hasta en un 20 por ciento la contaminación del planeta. Si reciclamos ya no seremos parte de las estadísticas que condenan al ser humano que puede producir en toda su vida 90 millones de toneladas de basura.

La próxima vez que deposite basura piense antes si es material reciclable. ¡Pensar verde no cuesta nada pero vale mucho…vale la pena!

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información o servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda de la Fundación Self Reliance al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login