Unidad en la multiplicidad de carismas

Antes de la oración mariana el Papa citó la primera Carta de San Pablo a los Corintios de la liturgia, en la que el apóstol compara la Iglesia con el cuerpo humano. “La Iglesia -dijo- está concebida como el cuerpo del que Cristo es la cabeza, y forma una sola cosa con Él”.

Sin embargo, lo que Pablo quiere comunicar, prosiguió el pontífice, “es la idea de la unidad en la multiplicidad de los carismas, que son los dones del Espíritu Santo. Gracias a ellos, la Iglesia se presenta como un organismo rico y vital, no uniforme, fruto del único Espíritu que conduce a todos a una unidad profunda, asumiendo las diferencias sin abolirlas y formando un conjunto armonioso”.

La Iglesia “prolonga en la historia la presencia del Señor resucitado, en particular mediante los Sacramentos, la Palabra de Dios, los carismas y los ministerios distribuidos en la comunidad. Por eso, es precisamente en Cristo y en el Espíritu donde la Iglesia es una y santa, es decir, una íntima comunión que trasciende la capacidad humana y la sostiene”.

El Santo Padre recordó en este sentido la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que concluirá mañana, fiesta de la Conversión de san Pablo, con las vísperas en la Basílica de san Pablo Extramuros, presididas por el Papa y en la que participan representantes de otras iglesias y comunidades eclesiales presentes en Roma. En esa ocasión, dijo Benedicto XVI, “invocaremos de Dios el don de la plena unidad de todos los discípulos de Cristo”, porque “la comunión de los cristianos hace más creíble y eficaz el anuncio del Evangelio”.

Por último, el Papa habló de san Francisco de Sales, patrono de los periodistas, festividad que se celebra hoy, y confió al santo, que enseñó que “la llamada a la santidad es para todos y cada uno tiene un lugar en la Iglesia”, el Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales”.

You must be logged in to post a comment Login