Investigación revela conspiración contra los derechos laborales

Nuevas revelaciones publicadas hoy en el diario The New York Times muestran cómo las autoridades de inmigración bajo la administración del presidente George W. Bush, en complicidad con una firma petrolera de Mississippi, castigaron a trabajadores que trataban de ejercer sus derechos laborales.

El artículo detalla correspondencia estremecedora entre la firma empleadora, Signal International, y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) que le recomienda a la compañía cómo deportar “privadamente” a trabajadores que se estaban quejando de maltratos en sus empleos.

De acuerdo con el artículo, la recomendación de ICE a la empresa fue la siguiente: “No les de ninguna notificación. Sáquelos de la línea en camino al trabajo; tomen sus pertenencias personales; súbalos a la van, consigan los boletos (de avión), llévelos al aeropuerto, y mándelos de regreso a la India”.

Un memorando detallado describiendo el papel del gobierno en este caso, será dado conocer mañana en el National Press club por organizaciones que están brindando asistencia a los trabajadores afectados. (Pueden leer los detalles en un comunicado al final de esta declaración)

“El papel del gobierno federal en castigar a trabajadores que denunciaron el maltrato laboral al que fueron sometidos es simplemente estremecedor”, dijo Frank Sharry, director ejecutivo de America’s Voice.

“El hecho de que funcionarios migratorios de la administración Bush aconsejaran a la compañía acerca de cómo deportar a los trabajadores que se quejaban de los abusos, en lugar de investigar los reclamos, es profundamente perturbador y es algo que debe corregirse”.

El caso de Signal es un ejemplo claro de cómo la administración anterior priorizó la aplicación de las leyes civiles de inmigración por encima de los derechos laborales en detrimento de todos los trabajadores, tal como lo describe un reporte de la organización American Rights at Work y como America’s Voice lo ha resaltado.

“Claramente, nuestro gobierno ha puesto los intereses de empresas deshonestas por encima de los derechos de los trabajadores, y esas acusaciones de mala conducta de funcionarios durante los años de gobierno de Bush deben ser investigadas”, agregó Sharry.

“La administración Obama debe hacer que los empleadores y agentes que abusaron del sistema respondan por sus acciones, y asegurar que las aplicación de las leyes migratorias no esté por encima de la protección de los derechos laborales. También necesitamos una reforma migratoria integral, incluyendo el mejoramiento de la aplicación de las leyes laborales, esto para beneficio de todos los trabajadores y los empleadores que cumplen las leyes”.

You must be logged in to post a comment Login