Hablando bien se entiende la gente

Ana Rosa Thillet

¿Cuántas veces habremos utilizado el término “aplicar” en vez de “solicitar”? ¿O habremos descrito a alguien como un antisocial cuando en realidad nos referíamos a un insocial (poco sociable)?

O tal vez nos habremos preguntado, por ejemplo, si el caballero que atiende a los pasajeros en un avión será un hombre azafata o, en efecto, un azafato.

Hay ocasiones en que nos asalta la duda en torno a cuál será el término correcto para lo que deseamos expresar. En otros momentos recurrimos a términos derivados del idioma inglés sin darnos cuenta de que el significado no es el mismo y, en otros, repetimos conceptos utilizados comúnmente sin advertir que son incorrectos.

Por eso, la Academia Norteamericana de La Lengua Española (ANLE) acaba de publicar Hablando bien se entiende la gente (Español Santillana), una guía escrita con un tono entretenido creada con el objetivo de optimizar el uso del español y aclarar dudas comunes entre los hispanohablantes, en especial quienes residen en países donde el inglés es el idioma principal o en los que ejerce una gran influencia.

Hablando bien se entiende la gente, dividido en seis secciones, comienza con los “falsos amigos”, palabras que lucen similares en inglés y español pero que tienen significados distintos.

Un ejemplo es el término aplicar. “La frase To fill out a job application no debe traducirse nunca como Llenar una aplicación de trabajo, sino Llenar una solicitud de trabajo”, explican los editores.

“Del talentoso Michael Jackson”, advierten en otros de sus ejemplos, “más de un periodista decía que era un personaje un tanto bizarro por sus excentricidades. Lo que deberían haber dicho es que era un personaje extravagante.

En español bizarro significa valiente, generoso, lúcido, espléndido, mientras que en inglés quiere decir, por el contrario, raro, extravagante, excéntrico”.

La segunda parte de este manual aclara expresiones tan ampliamente difundidas que se utilizan sin notar que son erróneas o que existen términos más apropiados en español.

Esto es lo que ocurre, por ejemplo, con la frase “jugar un papel”, calco del inglés “to play a role”, de uso extendido pero que cuenta con expresiones más correctas, entre ellas desempeñar o representar un papel.

La guía explica también la conjugación de verbos irregulares, como es el caso de “abolir”, cuya conjugación en el tiempo presente es “abolo” (“Yo abolo la pena de muerte”), y esclarece dudas en torno a palabras con nociones de género, como “azafata”, que en masculino es “azafato” o “aeromozo”.

Hablando bien se entiende la gente esclarece además errores comunes en el uso de la gramática y la ortografía, y ofrece otros detalles del idioma (palabras derivadas del latín, nuevas expresiones, entre otros).

ANLE es la más reciente de las 22 academias nacionales que forman parte de la Asociación de Academias de la Lengua Española, y se distingue por hacer presente la hispanidad de los Estados Unidos.

* * *

Amigo lector de La Columna Vertebral, si necesita información de servicios en su comunidad llame a la Línea de Ayuda al 1-800-473-3003.

You must be logged in to post a comment Login